RESTAURANTES EN LA MANGA (MURCIA): 'BLUE FISH', 'ESCUELA DE PIETER', 'COLLADOS BEACH' E 'ICUE'

Pasen y coman entre el Mediterráneo y el mar Menor

Tartar de calamar con aliño de reducción de sus interiores y lima kaffir cubierto con crujiente de tinta, de 'Blue Fish'.
Tartar de calamar con aliño de reducción de sus interiores y lima kaffir cubierto con crujiente de tinta, de 'Blue Fish'.

Solo hace un mes que 'Blue Fish', con su barra de frío y carrito de salazones, abrió a las puertas de La Manga. Es el último del reducido grupo de restaurantes que priman la calidad y la calidez frente a la oferta más turística. Hay pioneros como 'Icue', con un caldero que no falla, y los pescados a la brasa de 'Escuela de Pieter'. O el sencillo glamour de 'Collados Beach', allí donde se juntan los dos mares.

Qué gusto encontrar oasis en los que te hagan sentir un comensal cuya única pretensión es tomar apetecibles platos elaborados con un buen producto. En los que te atiendan con una sonrisa y el camarero te mire al pasar a tu lado para interesarse por si necesitas cualquier cosa.

Algo tan básico, sin embargo, se convierte en misión imposible en destinos tan turísticos como La Manga, en los que se considera que el cliente tiene que conformarse con lo que sea. Pero como el que busca, encuentra, hemos seleccionado para ti estos cuatro restaurantes que lograrán que te reconcilies con esta lengua de arena, de 24 km de largo y entre 100 m y 1 km de ancho, bañada por el mar Menor a un lado y el Mediterráneo al otro.

La luz mediterránea inunda la sala semicubierta de 'Blue Fish', desde la que se divisan de noche las estrellas.
La luz mediterránea inunda la sala semicubierta de 'Blue Fish', desde la que se divisan de noche las estrellas.

Blue Fish

Después del éxito de 'La Palera', que en su segundo año de vida es ya una dirección imprescindible en la vecina Cabo de Palos, José Cremades y su socio, Ángel Sánchez de Val, acaban de estrenar 'Blue Fish'. Ubicado en la incombustible discoteca 'Trip' es un concepto 360º que comprende "restaurante muy mediterráneo, chill out, play room y coctelería. Gastronomía, diversión y música", explica Cremades, sentado a la sombra en su recomendable chiringuito 'La Cangreja', su primer hijo en La Manga, mientras la brisa del mar nos refresca.

Escalibada a la brasa, jugo de cebolla quemada y cenizas de alga nori.
Escalibada a la brasa, jugo de cebolla quemada y cenizas de alga nori.

Se nota la experiencia de Cremádes en el I+D de la 'Cabaña Buenavista' de Pablo González Conejero (tres Soles), que abandonó este año tras lograr la segunda estrella para dedicarse a crecer en solitario. "Tenemos una propuesta de fríos y crudos en barra 0º, hacemos tartares y ceviches, que no resultan muy ácidos porque van sobre una cremita muy mediterránea de base".

José Cremades se curtió como I+D en 'Cabaña Buenavista', lo que se refleja en su cocina.
José Cremades se curtió como I+D en 'Cabaña Buenavista', lo que se refleja en su cocina.

"Hay otra zona de parrillas y una tercera de arroces, desmarcándonos de los clásicos de aquí, como el de anguila del Delta del Ebro, foie y alioli de maracuyá, que funciona muy bien. O el de rape y ortiguillas, y el de Chato murciano". En los arroces emerge su vena alicantina, y aunque se declara murciano de adopción, el punto un poco más entero del arroz marca la diferencia.

La brasa, junto a la barra 0º y los arroces, conforman la filosofía mediterránea del restaurante.
La brasa, junto a la barra 0º y los arroces, conforman la filosofía mediterránea del restaurante.

Muy interesante la propuesta de un carro de salazones, en colaboración con Ricardo Fuentes, un referente en la región en ahumados y salazones y producción de atún rojo. Cremades experimenta con las curaciones, hay algunas de solo hora y media para las huevas . "En cualquier barra de la región encuentras huevas o lomitos y queremos poner en valor esa tradición salazonera. También estamos haciendo un aceite con los recortes de atún tostados a la brasa que envasamos al vacío con picual 0,4 y dejamos a 55 ºC durante 24 horas. Es una maravilla para aliñar ensaladas".

Rubén Álvarez, uno de los mejores heladeros de España, pone su toque en postres como este. Foto: Blue Fish.
Rubén Álvarez, uno de los mejores heladeros de España, pone su toque en postres como este. Foto: Blue Fish.

Es solo un ejemplo de cómo se trabaja cada ingrediente en 'Blue Fish'. El helado que acompaña al salmorejo, se lo prepara Rubén Álvarez, uno de los mejores heladeros de España que ha trabajado con Paco Torreblanca y 'Espai Sucré'. "Le mandamos a su taller de Novelda una glasa que hacemos con un dashi de cabezas de pescado y el aceite de bonito y él prepara un helado artesano sin nata y super mantecoso".

'Blue Fish' es un concepto 360º que comprende un "Gastronomía, diversión y música". Foto: Blue Fish.
'Blue Fish' es un concepto 360º que comprende un "Gastronomía, diversión y música". Foto: Blue Fish.

El Tartar de pardete o mújol con aliño de ñoras, el Tiradito de salmonete y ají amarillo, las Ostras a la murciana, la Escalibada a la brasa y causa limeña o el Burger de solomillo de atún, destacan en una carta muy alegre y sugerente.

BLUE FISH - Autovía de La Manga, Km 2. Cartagena, Murcia. Tel. 621 21 48 14.

Collados Beach

Al final de La Manga, donde el mar Mediterráneo y el Menor se abrazan después de 24 kilómetros de separación, surge este chalet que bien podría ser portada del Wallpaper o escenario de un película de James Bond. Construido en los años sesenta por el arquitecto Fernando Garrido y encargado por el que fuera predecesor de Vicente Calderón al frente del Atlético de Madrid y ministro de Comercio en la última etapa de Franco, Agustín Cotorruelo, de esa solitaria casa en una Manga todavía virgen, entraban y salían Suárez y otros políticos de la época con los que se preparaba la Transición.

Justo al final de la Manga del Mar Menor, se encuentra este oasis blanco de formas redondeadas. Foto: Collados Beach.
Justo al final de la Manga del Mar Menor, se encuentra este oasis blanco de formas redondeadas. Foto: Collados Beach.

Allí, en el espacio protegido de las Salinas y Arenales de San Pedro, una familia de La Puebla de Don Fabrique (Granada), uno de esos pueblos que de tan próximos a la comunidad vecina adoptan hasta el acento, se instaló hace 10 años.

Calamar a la salsa de curry verde tailandés y crema de maíz.
Calamar a la salsa de curry verde tailandés y crema de maíz.

"Nuestros clientes agradecen estar tranquilos y comer bien. Tenemos una doble cocina, una más informal y otra más elaborada. Nos gusta cuidar el producto local. Las lubinas son de aquí al lado, de los Encañizares, que debe su nombre al método de pesca que utilizaban los romanos basado en crear un laberinto con cañas donde entra el pescado salvaje y no sabe salir. Se pesca entonces vivo con un salobre y se sacrifica sin sufrimiento", relata José Antonio Trujillo.

Tumbado en la hamaca mirando al mar mientras te preparan uno o dos cócteles a discreción.
Tumbado en la hamaca mirando al mar mientras te preparan uno o dos cócteles a discreción.

El abuelo de José Antonio montó en 1985 unas cabañas en Collados de la Sagra, el segundo pico más alto de Andalucía, que terminó convertido en un confortable hotel de invierno al que la gente de Murcia y Levante acudía a ver los primeros copos de nieve, debido a la cercanía. "De pequeño veraneaba por aquí con mi familia, así que fue algo natural ampliar el negocio con la gestión primero de Roda Golf en Los Alcázares y hace diez años con este Beach Club en La Manga".

Gazpacho de mango con nísperos rellenos de 'foie'. Foto: Collados Beach.
Gazpacho de mango con nísperos rellenos de 'foie'. Foto: Collados Beach.

Hay que pedir las marineras –ensaladilla rusa murciana y anchoa sobre una rosquilla– y los salazones para sentirse un local,  y los gazpachos de cereza, mango y fresón para evidenciar que uno conoce la seña de identidad, pues son tan demandados que hasta han comenzado a envasarlos.

En Collados Beach se tiene la sensación de pertenecer a un club sin necesidad de ser socio.
En Collados Beach se tiene la sensación de pertenecer a un club sin necesidad de ser socio.

"Los arroces, el atún en temporada, el Tiradito de corvina con hinojo y eneldo, la Lubina frita entera en adobo, el Steak tartar con sus encurtidos y trio de mostazas, son algunos de los platos más gustan", concluye José Antonio entre el trajín de un domingo al mediodía. Al caer la noche el ambiente muta y las mesas dejan paso a las copas, acompañadas de una brisa complice que alarga la fiesta hasta la madrugada. 

COLLADOS BEACH - Urbanización Veneciola, s/n. San Javier, Murcia. Tel. 968 14 73 49.
 

Escuela de Pieter

Dormía por las noches sobre las mesas del chiringuito por si se las robaban. De eso hace 42 años. Los que han pasado desde que Pieter Van Driel llegara de Holanda a La Manga con 25 años.

Rodaballo al horno, porque un buen producto no precisa nada más.
Rodaballo al horno, porque un buen producto no precisa nada más.

"Era muy regatista y llegó aquí para participar en alguna prueba y se quedó. No había nada. Ni luz ni agua caliente. Aquí conoció a mi madre, que es de Barcelona", recuerda su hijo Alex, que lleva el negocio familiar a orillas del mar más caliente, entre palmeras. Ahora Pieter, a los 67 años, ha decidido disfrutar aún más de la vida y ya no se le ve casi por uno de los restaurantes más acogedores y cuidados de la zona.

Pieter Van Driel, que comenzó hace 42 años con una escuela de vela y un chiringuito, con su segunda mujer y su hija.
Pieter Van Driel, que comenzó hace 42 años con una escuela de vela y un chiringuito, con su segunda mujer y su hija.

Comenzó siendo una escuela de vela ligera con un chiringuito en el que se asaban sardinas y se preparaban hamburguesas, en el que la singular personalidad del dueño resultaba un imán para tantos clientes en busca de un reducto joven y hippy chic, sin ni siquiera pretenderlo, en el que las noches se estiraban hasta el amanecer.

En 'Escuela de Pieter' se puede probar 'caldero', entre otros arroces murcianos.
En 'Escuela de Pieter' se puede probar 'caldero', entre otros arroces murcianos.

 El enclave sigue siendo el mismo, pero ahora se come caldero, entre otros arroces murcianos, ensaladas refrescantes, pescados del Menor que solo se encuentran en esa zona y los sábados y domingos la institucionalizada barbacoa en exclusiva, para la que cuesta reservar mesa.

ESCUELA DE PIETER - Urbanización Veneciola, parcela J1. San Javier, Murcia. Tel. 968 43 70 59.
Los clientes de la 'Escuela de Pieter' pueden reposar lo degustado con una siesta frente al mar.
Los clientes de la 'Escuela de Pieter' pueden reposar lo degustado con una siesta frente al mar.

Icue

En este restaurante familiar el arroz del tradicional Caldero siempre está en su punto. Y el fumet de pescados del mar Menor –galupo y mújol, entre otros– con que a sus 80 años lo elabora Antonio Murcia, junto con ñoras y ajos, confiere al cereal un profundo sabor que aun siendo potente no cansa.

La salsa de los caracoles típica de la región a base de jamón, tocino, comino y pimienta obliga a mojar pan.
La salsa de los caracoles típica de la región a base de jamón, tocino, comino y pimienta obliga a mojar pan.

"No había nada, solo arena, cuando mi padre llegó en 1975 para llevar 'El palengre'", cuenta Agustín Murcia, uno de los cuatro hijos de Antonio y Juana Briones, los fundadores de 'Icue', que abrió en el 82. Un nombre que hace referencia al Icue, la escultura de un niño considerada uno de los símbolos de Cartagena.

Agustín Murcia, lleva el negocio que su padre Antonio y  su madre, Juana Briones, fundaron en los años 70.
Agustín Murcia, lleva el negocio que su padre Antonio y su madre, Juana Briones, fundaron en los años 70.

"Hacemos una cocina regional, como los caracoles con su salsa de jamón, tocino, comino y pimienta, el bacalao con alubias, las lubinas y doradas del mar Menor o el arroz con conejo y caracoles", prosigue Agustín.

El caldero con fumet de pescados del Mar Menor es una de las especialidades que Antonio Murcia sigue preparando a sus 80 años.
El caldero con fumet de pescados del Mar Menor es una de las especialidades que Antonio Murcia sigue preparando a sus 80 años.

Aquí no encontrarás turistas extranjeros ni un público más atraído por la decoración que por los platos. Sus clientes son fieles de toda la vida, de los que veranean durante un mes y van acompañados de hijos y nietos. Que agradecen un arroz auténtico, unos chanquetes fritos, pinchar en el mojete murciano a base de tomate de lata, huevo, atún y aceitunas negras, y beben vino con casera para acompañar.

Mejillones a la vinagreta, otro plato que no hay que dejar pasar.
Mejillones a la vinagreta, otro plato que no hay que dejar pasar.

Los camareros llevan años en el oficio y saludan con cariño mientras atienden diligentemente, incluso cuando el local está abarrotado. Antes de irnos, Agustín nos hace una recomendación: "Id a probar el restaurante de mi hermana, que es muy buena cocinera. Se llama 'El sitio de mi recreo' y está en la plaza Bohemia". Y con la canción de Antonio Vega sonando en la cabeza, allí nos dirigimos.

ICUE - Avenida Gran Vía de la Manga, sn. San Javier, Murcia.
 
Localidad

Cabo de Palos

Atractivo natural

Salinas y arenales de San Pedro del Pinatar

San Pedro del Pinatar , San Javier (Murcia)
Localidad

Los Alcázares

Localidad

San Javier

 

Te puede interesar...