Recetas con fresas para hacer con niños

Tartas de fresa, sabor de amor

La fresa es una de las frutas que más llaman la atención a los más pequeños y las recetas de tartas suelen ser de las más vistosas. Para terminar la desescalada y aprovechar frutas de temporada cocinando en familia: pavlova y tarta de masa flora con pistacho.  

Aún estamos en tiempo de buenas fresas y es un momento perfecto para contagiar a los niños con el gusanillo de la cocina y la repostería, es la mejor forma de enseñarles a comer bien. Si las han hecho ellos, disfrutarán de sus creaciones con mucho más gusto e incluso puede que prueben cosas por primera vez, gracias a que han sido ellos los pasteleros. Es también la oportunidad de que se sientan protagonistas y se diviertan, después del particular calvario que han pasado con el confinamiento domiciliario por culpa del peligro del otro contagio, éste pernicioso. Quizá se puede decir que son los que más han sufrido en la familia las consecuencias de la pandemia en los momentos más graves. No podían comprender el cambio de comportamiento de sus progenitores en esta situación. 

niños tarta fresa
Cocinar con los niños es una muy buena forma de educarlos en la buena alimentación.

Las fresas sean quizá una de las frutas que más llaman la atención de los pequeños y que más les gustan. Es, de hecho, una de las que se añaden con más frecuencia, aunque sean en esencia, bastante conseguida, por cierto, y con tintes sintéticos, a yogures, quesos frescos y cremas especiales para niños, porque tienen muy buen sabor, suave y dulce, además de perfumado, y un color muy bonito.

Pavlova de fresas

  • 1-2 cucharadas de azúcar molida
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 200 g de azúcar (40 g granillo y 160 de azúcar molida)
  • 300-350 ml de nata batida sin azúcar
  • 300 g de fresas
  • 3 cucharadas de almendras fileteadas tostadas
  • 5 claras (unos 200 g)
receta pavlova
Una tarta fácil y resultona.

PARA 5-6 PERSONAS  

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 15 minutos

TIEMPO DE COCCIÓN: 45-50 minutos + tiempo para enfriar


ELABORACIÓN: 

Encender el horno a 125 ºC. Batir las claras hasta que comiencen a espumar –pueden batir los niños con ayuda de un adulto–. Añadir el zumo de limón y seguir batiendo con el azúcar en granillo de cucharada en cucharada –40 gramos son 4 cucharadas– y continuar con el azúcar molido hasta que estén muy rígidas, dejen picos consistentes en los batidores y no se note el azúcar cuando se frotan pulgar e índice con un poco de merengue.

merengue pavlova
Es importante darle su punto al merengue.

Dibujar con un lápiz por el envés del papel de horno un círculo del tamaño que se quiera –en este caso de 25 cm–, cosa que también pueden hacer los niños. Darle la vuelta al acostarlo en la bandeja –porque el lápiz mancha el merengue–. Encargar a los niños que pongan 4 pegotes de merengue en las esquinas de la bandeja de horno y que peguen las esquinas del papel. Así no "volará" con el aire del horno. Pedirles a los niños que en el centro del círculo dibujado en el papel echen la mayor parte del merengue y que, con la espátula, lo extiendan, con la ayuda de un adulto, para que cubra todo el perímetro. Deben marcar en el centro una especie de recipiente, como una caldera de volcán bien amplia, y con la espátula sacarle puntas por los bordes. Darles un colador con azúcar molida para que la esparzan sobre la pavlova.

Al introducir en el horno, bajar la temperatura del mismo a 100 ºC. Hornear durante unos 45 minutos o hasta que el fondo esté rígido, apagar el horno, dejar una rendija para que se ventile y esperar a que se enfríe. Pasar a la fuente de servicio.

merengue horno pavlova
Con unos 45 minutos a 100 ºC bastará.

Mientras, los niños también pueden batir la nata –35 % de MG mínimo– bien fría en un cuenco más alto que ancho y unos batidores también muy fríos, sin azúcar. Dejar en el frigorífico hasta su uso. Los niños tienen que rellenar el hueco con la nata batida, colocar por encima las frutas y adornar con las almendras fileteadas.

NOTA: La mitad de la nata se puede sustituir por mascarpone que, batido antes, dará a la nata mucha consistencia cuando se termine de batir con el queso. Esta pavlova se puede perfumar con un poco de cardamomo molido. Va en gustos, pero le va que ni pintado al merengue y a las fresas.

terminando pavlova
Los niños pueden colocar las fresas prácticamente sin ayuda.

Tarta de fresa con masa flora de pistacho

  • 1/2 l de leche entera
  • 175 g de harina de repostería floja
  • 1 cucharada de ralladura de limón
  • 1 vaina de vainilla o 1 cucharadita de flor de espliego seca molida
  • 1 yema de huevo
  • 1 yema de huevo (crema)
  • 2 cucharadas de almidón de maíz o de patata
  • 3 cucharadas de azúcar molido
  • 400 g de fresas, lavadas y sin hojas
  • 50 g de mantequilla (crema)
  • 50 g de pistacho molido
  • 75 g de mantequilla
  • 80 g de azúcar (crema)
pasta flora pistacho fresa
La pasta flora se hacía con manteca de cerdo, pero también se puede preparar con buen mantequilla.

PARA 6 PERSONAS

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 25 minutos

TIEMPO DE COCCIÓN: 35 minutos


ELABORACIÓN:

Hervir la leche de la crema con la vaina de vainilla o las flores y dejar reposar hasta que suelten su aroma. Para la masa, darle a los niños un cuenco mediano con la mantequilla blandita para que vayan batiéndola hasta que esté mantecosa. Añadir el azúcar y la ralladura de limón para que sigan batiendo, ahora con la yema de huevo. Cuando esté bien integrado y mientras ellos siguen batiendo, echar la harina encima y el pistacho molido, además de la ralladura de limón. Revolver un poco con los batidores a baja velocidad y decirles que añadan unas cucharadas de agua, poco a poco, hasta que las bolitas que se han formado con el batido se hagan casi masa. Encargarles que, sin amasar mucho, formen una bola, que aprieten más que amasen.

amasar
Amasando en familia.

Los niños estirarán la masa con el rodillo y la ayuda de un adulto y forrarán un molde de tarta engrasado con mantequilla. Si les resulta difícil, pues la masa es muy quebrada, ayudarles a arreglar las roturas pegando remiendos. La masa es tan tierna que a pesar del trabajo de reconstrucción queda muy bien. Pinchar el fondo, introducir en una bolsa y ésta en el congelador y dejar en reposo 30 minutos. 

Encender el horno a 190 ºC. Colocar sobre la masa congelada un papel de aluminio cubriendo todo el fondo y ajustarlo a las paredes, para que estas no resbalen con el calor del horno. Cocerlo en el horno ya caliente durante 10 minutos, retirar el papel y bajar el horno a 175 ºC, para dejarlo otros 10-15 minutos más, hasta que esté dorado pero no demasiado.

masa flora
Se trata de una masa tierna y quebrada.

Mientras se cuece el fondo de tarta y luego se enfría, preparar la crema. Los niños batirán en un cuenco las 3 yemas mojadas con unas gotas de agua con el azúcar y el almidón, para dejar la cocción de la crema al adulto, pues será sobre el fuego. Echar encima la leche caliente y devolver al cazo, para cuajar la crema a fuego suave y sin dejar de mover. Fuera del calor añadir la mantequilla y batir hasta que se integre. Cubrir con film plástico o con papel de horno untado de mantequilla para que no haga natas. Dejar enfriar.

terminando tarta masa flora
Los últimos toques antes de servir.

Lavar las fresas, dejar escurrir a fondo, retirar las hojas y dejarlas enteras si son pequeñas, las mejores y más aromáticas. Si son grandes, cortarlas, si se quiere, en cuartos o mitades. Rellenar el fondo de tarta frío con la crema también fría y pedirles a los niños que coloquen por encima las fresas.

NOTA: La masa de la pasta flora de Toledo se hace con manteca de cerdo, cuando es extraordinaria, muy blanca y muy fresca, ralladura de limón y almendra molida. La antigua pasta flora de Nápoles se hacía también con manteca de cerdo, pero ahora, como ésta, se amasa con mantequilla. Es otra opción, siempre que sea muy buena.