{{title}}
{{buttonText}}

Villafranca de los Caballeros

Un municipio de lagunas

Compartir

Desde hace mucho, mucho tiempo, en lo más alto de la más alta torre de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, vive una panorámica compuesta de sierras y molinos, pertenecientes a una localidad manchega. Villafrancos son sus habitantes y con "de los Caballeros" acaba su nombre. Íberos y celtíberos han dejado su huella en forma de yacimientos y necrópolis, no queriendo pasar inadvertidos por la historia, y más de media docena de templos y ermitas no han dudado en anotarse otro tanto, tal es el caso de la ermitas del Santísimo Cristo de Santa Ana, San Antón, San Blas, San Cristóbal, San Isidro, San Sebastián o San Marcos. Cuatro lagunas de agua salobres, reservas de la biosfera, marcan el ciclo de población de agricultores, alfareros, arrieros y tejeros: Laguna Grande, la Laguna Chica, La Laguna de la Sal y la Dehesa encharchable. Y platos como el guisao con pelotillas, el hornazo, las gachas o los grañones retienen de buena voluntad a más de un gourmet.

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos