{{title}}
{{buttonText}}

Iglesias de Tarifa

Tarifa, Cádiz

Compartir

A fuego lento. Con paciencia infinita se construyó la fachada gris verdosa de la iglesia de San Mateo, sobre una antigua mezquita. El marqués de Tarifa se aseguró de que respondiera a los patrones góticos, pagando las obras hasta que sus desavenencias con el Ayuntamiento hicieron que abandonara dejándola sin terminar. Tuvieron que pasar dos siglos para que su fachada tomara el actual aspecto neoclásico que la distingue como lugar de culto principal. La bóveda central proyecta su forma estrellada sobre el altar y protege la imagen de el Resucitado de Tarifa, además de importantes retablos de valor incalculable. 
Las continuas caricias del viento de poniente le dan a la fachada de la iglesia de San Francisco un tono blanco irregular que destaca, contra el cielo azul, las formas de su campanario. Son los vestigios de la multitud de reformas que afrontó el templo, que llegó a ser demolido casi por completo antes de convertirse en la mezcla de elementos barrocos y neoclásicos que es hoy. Accediendo desde la entrada de la calle San Francisco, la hornacina con la imagen de la Virgen enseguida atrae la atención y, dependiendo del momento del día en el que se visite, las campanas acompañarán la estancia con su poderoso sonido. 
Reclamando protagonismo, dos veteranas de estilo gótico mudéjar completan la estampa. La iglesia de Santa María, integrada en el actual edificio del ayuntamiento y la iglesia de Santiago, una de las más vetustas de Tarifa. Ambas comparten con la iglesia principal de Tarifa el recuerdo de haber sido edificadas sobre un pasado musulmán común y las dos tuvieron que cederle sus funciones y los tesoros que cobijaron durante siglos.

Contacto

Localización

Parroquia de San Mateo, Tarifa, Calle Sancho IV el Bravo