Pueblos Pirineos

Destinos imprescindibles para viajar en 2022

La sombra del volcán, una vuelta en el Camino y otras ideas para 2022

Fotografía: Marga Estebaranz

Actualizado: 31/12/2021

Una de las cosas que nos ha dejado claro la pandemia es que no se nos han quitado las ganas de viajar. Más aún, el duro confinamiento y las restricciones han abierto más que nunca nuestro apetito de marcharnos por ahí. Estos son algunos destinos los destinos imprescindibles para cumplir estos deseos a lo largo de 2022.

Compartir

1. La Palma: bonita a pesar del volcán

Desde que el pasado 19 de septiembre se abriese el suelo del Parque Natural de Cumbre Vieja y surgiese un volcán, La Palma no ha dejado de ser destino preferente en las corrientes turísticas de todo el mundo. Durante 2022 seguirá siéndolo, a pesar de que a la hora de cerrar estas líneas el volcán parece haber decidido cesar su actividad. Si ir a ver las explosiones de Cumbre Vieja fue el trending topic viajero en el último trimestre de 2021, acercarse a la isla canaria para contemplar el devastador resultado de sus emisiones lo seguirá siendo a lo largo del año que comienza dentro de unos días.

La Palma turismo
La isla de La Palma ha sido uno de los destinos favoritos del último tercio de 2021.

No deberá el buen viajero limitarse a lo que han hecho la mayoría de los visitantes de La Palma estos últimos meses: llegar, ver el volcán, hacerse un selfie y regresar ufanos a casa. Sería injusto para la isla y, sobre todo, para sus sufridos habitantes, muchos de los cuales han visto como los ríos de lava y las nubes de gas y ceniza, junto con todo lo que tenían, se han llevado sus sueños de futuro. Para ayudarles a reconstruirlos se debe visitar esta isla los próximos meses. Una vez allí, hay que acercarse al entorno del volcán -cómo no hacerlo-, pero La Palma es mucho más que objetivo de cazaselfies. Descubrir los atractivos que encierra su territorio y admitir que el sobrenombre con el que se le conoce, la Isla Bonita, se queda corto, es todo uno.

La Palma
El volcán de Cumbre Vieja ha puesto el foco en la isla canaria.

La Caldera de Taburiente está a la cabeza de todos estos atractivos. Declarada parque nacional en el temprano 1954 -es uno de los más antiguos de estos espacios naturales protegidos en España-, es un excepcional terreno para el turismo de naturaleza. En especial el senderismo, que a través de 13 senderos señalizados permite conocer su abrupto paisaje culminado en el Roque de los Muchachos, a unos altísimos 2.426 metros y en cuya cima se localiza uno de los observatorios astronómicos más importantes del mundo.

Plantación La Palma
El turismo se enfoca como uno de los motores económicos de los habitantes.

Clausuradas por razones obvias rutas tan emblemáticas como El Bastón y la Ruta de los Volcanes, no hay que dejar de acercarse a la punta sur de la isla para ver el Teneguía, el último volcán que entró en erupción antes que Cumbre Vieja, justo hace 50 años. El llamado volcán amable, pues su erupción fue menos violenta que la actual, tiene senderos de corta duración y un centro de visitantes que explica los procesos volcánicos que han originado las Canarias.

Volcán La Palma
Existen decenas de atractivos naturales en toda la superficie de La Palma.

Menos conocidos que los de la vecina isla de La Gomera, los bosques de laurisilva palmeros mantienen un perfecto estado de conservación. Uno de ellos, el Cubo de La Galga, regala un auténtico viaje a la era terciaria. La escondida playa de la Veta es contrapunto a un turismo tan activo, aunque sus arenas negras recuerdan el pasado telúrico hoy bien presente en la isla. No lejos, el Poris de Candelaria y Cueva Bonita son hermosos ejemplos de lo que es capaz de crear esta naturaleza ardiente.

Senderismo La Palma
Recorrer rutas senderistas es una de las mejores formas de conocer la isla.

Queda reseñar, aunque sea de pasada, las poblaciones palmeras. Aunque la isla es pequeña, abunda en localidades que rebosan tipismo y mantienen impecable su tradicional estilo colonial. De Santa Cruz de la Palma, la capital isleña, a Poris de Candelaria, sin olvidar Tazacorte, El Paso, El Remo y Tijarafe. Llegar a muchos de ellos exige un estimulante ejercicio de conducción por carreteras con todo el sabor isleño.

2. Camino de Santiago: cuando el Año Santo dura dos años

De manera excepcional y motivado por la covid-19, las autoridades eclesiásticas han decidido que este Año Santo Compostelano, que debía clausurarse el próximo 31 de diciembre, se prolongue durante todo 2022. Esto convertirá al Camino de Santiago en uno de los destinos más visitados del mundo.

Selfie Camino Santiago
Las autoridades eclesiásticas han extendido el Año Santo Compostelano durante 2022.

Según los datos de la Oficina del Peregrino, durante 2021 han llegado a Santiago de Compostela más de 200.000 peregrinos, cifra excepcional si se tiene en cuenta que solo refiere siete meses, pues hasta el comienzo de junio la presencia de romeros en el Camino fue testimonial. Si la covid no lo impide, 2022 batirá todos los récords de peregrinación.

Camino de Santiago 2022
Las cifras de peregrinos de 2021 auguran un buen 2022.

La prolongación del Año Santo va a ser una ocasión excepcional para reemprender- o enfrentarse por primera vez- el Camino para todos los que no pudieron o no se atrevieron a hacerlo en 2021. Para ayudar a su recuperación turística, la Xunta de Galicia va a invertir más de 85 millones de euros a lo largo del año.

Bandera galicia
Cualquiera que sea la ruta elegida, el Camino siempre acaba en Santiago de Compostela.

Los más de 50 ramales de la primera ruta turística de la humanidad invitan a caminar. Son el reflejo de la tradición iniciada en el Medievo, en la que los peregrinos iniciaban el camino hacia Compostela en la puerta de su casa. Frente a los bien conocidos y multitudinarios ramales Francés, Portugués y Primitivo, se abren alternativas relajadas y escondidas. El Camino Olvidado, la Ruta Vaniense y el Camino de la Lana son algunos de ellos. Sólo hace falta eso: ganas, buen calzado, cerrar la puerta y echarse a andar.

Camino Santiago perro
La buena compañía a lo largo del Camino de Santiago es fundamental.

3. Sanlúcar de Barrameda: irresistible encanto gastronómico

Elegida Capital Gastronómica Europea 2022, Sanlúcar de Barrameda saca pecho junto a sus memorables langostinos y una copita de manzanilla. Después de Murcia, que apura los últimos días de su capitalidad, le ha tocado el turno a la villa gaditana situada junto al Guadalquivir

La ciudad ha sido elegida Capital Gastronómica Europea 2022. Foto: Agefotostock
La ciudad ha sido elegida Capital Gastronómica Europea 2022. Foto: Agefotostock

Lo señalaron los miembros del jurado que, en la reciente Feria de Turismo Interior (Intur), destacaron en su declaración “la vocación universal de Sanlúcar y la calidad de vida que genera el río Guadalquivir y el entorno natural de Doñana, así como sus playas, sus legendarias carreras de caballos y la hospitalidad de una ciudad abierta”. Por si fuera poca excusa, la ciudad gaditana festejará el 500 aniversario de la primera vuelta al mundo, pues de su puerto salieron y llegaron las naves de la expedición de Fernando Magallanes y Juan Sebastian Elcano, que fue la primera de la historia que dio la vuelta a la Tierra.

Las carreras de caballos es lo primero que hay que ver en Sanlúcar. No en vano llevan celebrándose desde la tarde del 31 de agosto de 1845, lo que las convierte en una de las competiciones hípicas más antiguas de Europa. Fiesta de Interés Turístico Internacional, se celebran en la playa en dos ciclos en el mes de agosto. Es aconsejable conocer el calendario para hacer coincidir la visita con la carrera.

Las carreras de caballos es lo primero que hay que ver en Sanlúcar. Foto: Shutterstock
Las carreras de caballos es lo primero que hay que ver en Sanlúcar. Foto: Shutterstock

Aparte de por las carreras de caballos, la villa gaditana es conocida por cuestiones más materiales, como son sus apreciadísimos Melicertus kerathurus, o sea langostinos. Es tanto su esplendor, es tan intenso el rastro en boca, que la urbe cuenta con una Avenida del langostino. Su denominación de origen los protege como la dura cáscara que envuelve su carne turgente y rosada. 

Langostinos de Vinaròs en la pescadería
El producto estrella de la ciudad es el langostino. Foto: Eva Mañez

Acedías, pijotas, chocos, castañitas, chovas… son otras rutilantes estrellas salidas de las aguas que rodean la ciudad con destino a platillos tan exclusivos del lugar como el veranillo, las papas de arena y, si se quiere algo de fuera del mar, no queda otra que un arroz con pato, no en vano Sanlúcar está rodeado de marismas. Todo, eso sí, convenientemente regado con manzanilla, o fino, amontillado, oloroso o moscatel. Tanto da. En Sanlúcar hay bodegas para dar y tomar.

Un paseo por la villa disipa la modorra hasta el punto de comprender sin inconvenientes la hora que marca el reloj de sol de la fachada de Nuestra Señora de la O. El ambiente de la plaza del Cabildo, el esplendor de las Covachas, y la vista de la ciudad y su entorno que regala el castillo de Santiago, son destino obligado. Y aún queda el flamenco. 

4. Madrid: arte, buena mesa y otras cosas

Dos acontecimientos recién sucedidos y una nominación para 2022 señalan el punto donde hoy se encuentra Madrid como destino turístico. El primero sucedió el pasado verano, cuando la Unesco incluyó en sus listas de Patrimonio de la Humanidad al Eje del Prado y el Retiro como Paisaje Cultural Urbano. Naturaleza urbanita y arte sublime a partes iguales. El segundo ha sucedido hace pocas fechas, cuando la ciudad de Madrid ha sido admitida como miembro de todo derecho de la Organización Mundial de Turismo (OMT). Se trata de la agencia de Naciones Unidas responsable de la promoción de un turismo responsable y sostenible como motor económico y desarrollo inclusivo.

Plaza Mayor Madrid
Madrid se ha convertido en un destino turístico a la altura de las grandes capitales europeas.

De cara a 2022, Madrid ha sido nombrada Capital Mundial del Deporte. El título lo concede la asociación internacional Capitales Europeas del Deporte (ACES), con sede en Bruselas, a las ciudades de más de 500.000 habitantes en las que se valora su receptividad para la práctica deportiva y está considerada un impulso para la futura candidatura para albergar unos Juegos Olímpicos. Estos reconocimientos asientan la posición de la capital de España como destino turístico de primer orden. Antes de conseguirlos, Madrid ya estaba en los radares de los viajeros de todo el mundo. Los más de siete millones y medio de turistas recibidos el año anterior a la pandemia lo certifican.

CaixaForum
La gran oferta cultural es uno de los atractivos de la capital.

Es el eje del Prado la bisectriz que articula el llamado Triángulo de Oro capitalino. También conocido como Triángulo del Arte, aglutina un extraordinario conjunto de museos e instituciones consagradas a la Cultura difícil de igualar y que incluye los museos del Prado, Reina Sofía, Thyssen-Bornemisza y Naval, y los espacios CaixaForum, Tabacalera, Círculo de Bellas Artes, CentroCentro -del Ayuntamiento de Madrid-, Casa América, Centro Fernán Gómez, Fundación Mapfre y Fundación María Cristina Masaveu Peterson.

Puerta del Sol Madrid
Según los datos, más de siete millones y medio de turistas pasaron por Madrid en 2019.

La gastronomía es otra de las razones principales que hacen elegir a Madrid como destino turístico. Sus límites desbordan el eje del Prado y se extienden hasta la linde de la ciudad, que se ilumina con un firmamento de 79 Soles Guía Repsol y 28 Estrellas Michelín. Tres de de ellas, por citar lo más reciente, se han concedido la víspera de cerrar este artículo: las meteóricas dos estrellas que acaba de merecer ‘Smooked Rom’, y las primeras de ‘Quimbaya’ y ‘Deessa’.

Eje del Prado
El Eje del Prado y el Retiro es uno de los grandes logros turísticos de Madrid.

La monumentalidad y casticismo del barrio de los Austrias; los grandes almacenes y centros de compras, de irresistibles precios para los extranjeros, y asuntos en apariencia tan desapercibidos, como la construcción del nuevo estadio Santiago Bernabéu, cuyo museo hasta la pandemia era el segundo más visto de la capital, van a seguir siendo razones de peso para visitar la Villa y Corte durante 2022.

5. Las Médulas: paisaje irreal de oro y sudor

Contrapunto de la multitudinaria oferta turística de grandes ciudades como Madrid y de destinos playeros, Las Médulas son un remanso de paz que responde a las tendencias turísticas rurales que ha traído consigo la pandemia. La mina romana más espectacular del mundo se esconde en los pliegues de las montañas leonesas, entre el valle del Sil y los Montes Aquilanos.

Las Médulas León
El paisaje de Las Médulas no deja indiferente a quien lo contempla.

Las Médulas fueron la mayor mina a cielo abierto de la Antigüedad, fruto de una intensa transformación diseñada por los ingenieros romanos y llevada a cabo por miles de esclavos. En un número que algunos cifran en más de 60.000 almas, entonces eran simples animales de carga que, a fuerza de sudor y látigo, horadaron y laminaron la tierra leonesa. El resultado de su trabajo, que duró doscientos años y los propios romanos calificaron de temerario, fue el movimiento de 500 millones de metros cúbicos de arena que cambiaron por completo este territorio de la comarca de El Bierzo. Valió la pena, pues el beneficio estimado estaba por encima de 1.600.000 kilos de oro extraídos al año.

Las Médulas excavación
Los romanos necesitaron en torno a 60.000 esclavos para excavar este terreno.

Este paisaje irreal mereció ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. Un escenario de paredones anaranjados que brotan afilados en un mar de castaños. Muchos de ellos son árboles monumentales y hay quien piensa que más de uno fue plantado por los romanos para dar de comer a sus cerdos… y a los esclavos que trabajaban en las minas.

Senderismo Las Médulas
Este paraje en la región de El Bierzo es ideal para una escapada senderista.

Con inicio en el Centro de Recepción de Visitantes, varias rutas recorren la zona, donde merece la pena ascender hasta la entrada de la galería de Orellán, vestigio de la explotación romana, que conserva un conducto de agua que desemboca en un orificio colgado de la pared arenosa. Desde este impensable mirador se obtiene una vertiginosa visión de Las Médulas. El recorrido por el fantástico paisaje se completa con la infraestructura museística del espacio, que incluye un aula de arqueología donde se describe con detalle la historia, origen y valores actuales de este monumento natural.

Las Médulas El Bierzo
Cuando uno se asoma a los balcones se da cuenta de la cantidad de tierra movida.

6. Granada: de la Alhambra al esquí

A primeros de diciembre se descubrió en la Alhambra un edificio de la época nazarí del que se desconocía su existencia. Localizado en los jardines de la Alamedilla, cuando se procedía a unas excavaciones, señala lo que siempre se ha dicho: que la Alhambra de Granada es una enorme caja de sorpresas.

Sierra Nevada y la Alhambra compiten en belleza. Foto: Sofía Moro.
La Alhambra es, sin duda, uno de destinos turísticos imprescindibles de España. Foto: Sofía Moro

El hallazgo pertenece a los restos de una casa palacio de las etapas tempranas del periodo nazarí, de cuyo final se celebrará dentro de muy pocos días el 530 aniversario. Sucedió exactamente el 2 de enero de 1492, cuando Boabdil el Chico, último sultán que reinó en Granada, entregó las llaves de la ciudad y la fortaleza de la Alhambra a los Reyes Católicos. A la hora de visitar Granada, lo primero que debe tenerse en cuenta es que la Alhambra es el monumento más visitado de España y uno de los diez primeros del mundo por número de visitas. Esto quiere decir que, para poder entrar en los recintos del complejo y el Generalife, hay que hacer la reserva con antelación.

Techos que quitan el aliento, como el de la Sala de los Reyes.
El alto volumen de visitantes obliga a reservar la entrada con antelación. Foto: Sofía Moro

Otro aniversario de gran trascendencia que tendrá lugar el próximo año en la ciudad nazarí es el centenario del Concurso de Cante Jondo, organizado por primera vez en 1922 por Manuel de Falla y Federico García Lorca. Auténtico festival, el primero que se celebró en el mundo, contó con la presencia de Juan Ramón Jiménez, Joaquín Turina e Ignacio Sánchez Mejías entre otros muchos y fue decisivo para el reconocimiento cultural del flamenco. Una gran exposición, un ciclo de jóvenes flamencos, encuentros entre escritores y flamencólogos, paseos literarios y un homenaje a Lorca, son algunas de las actividades programadas.

cuesta gomérez
Al pasar junto a la fuente de Carlos V recordamos uno de los grandes mitos asociados a la Alhambra. Foto: Sofía Moro

El pasado mes de octubre, el Patronato de la Alhambra y el Generalife, la estación de esquí de Sierra Nevada, la Federación de Hostelería de Granada y la Autoridad Portuaria de Motril, pusieron en marcha un plan para incentivar el atractivo turístico de Granada y su sierra a los turistas que llegan en los numerosos cruceros que atracan en el puerto motrileño. El acuerdo permitirá conocer de una tacada las sucesivas restauraciones realizadas los últimos años en el recinto de la Alhambra y las bondades de esquiar en la estación más meridional de Europa.

Esquí España
Muchos aficionados a los deportes de nieve deciden pasar el invierno en Sierra nevada.

7. Bilbao: a la sombra de la 'Marilyn de titanio'

Veinticinco años después de su inauguración, la capacidad de transformación que el Museo Guggenheim trajo a Bilbao no ha cejado. Aunque el inicio del proyecto se remonta seis años atrás, el 18 de octubre de 1997 es la fecha que marca la inauguración del que está considerado el fenómeno más importante y singular de la historia moderna del arte en nuestro país.

Museo Guggenheim
El Museo Guggenheim marca un antes y un después en el turismo bilbaíno.

El millón largo de visitantes que recibe cada año desde entonces muestra el músculo de la llamada Marilyn de titanio y su capacidad tractora para la villa del Nervión. Antes de que el Guggenheim abriera sus puertas, Bilbao era una ciudad en cuyo tejido urbano abundaban zonas degradadas y áreas industriales. La incorporación a su skyline de la pinchuda silueta metálica despertó la revitalización de la ciudad.

Bilbao
El centro de Bilbao acoge diversos edificios vanguardistas.

El efecto Guggenheim cambió para siempre el aspecto de la otrora renegrida ciudad industrial, mejorando la vida de sus vecinos y atrayendo el turismo cultural. Hoy son docenas de edificios vanguardistas los que acompañan al museo en su primer cuarto de siglo. Una interesante ruta turística los recorre.

Museo Guggenheim Bilbao
Las formas del museo le han granjeado el sobrenombre de 'Marilyn de titanio'.

El Palacio Euskalduna, La Biblioteca Deusto, Isozaki Atea, Bizkaia Aretoa, el nuevo San Mamés, la Torre Iberdrola y La Alhondiga son algunos. A sus pies se extienden abundantes espacios, parques y una ciudad que tiene lo verde por bandera. El impulso de los transportes públicos y el uso de la bicicleta, junto con la limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora en todas sus calles, lo certifican. 

Puente Bilbao
Los puentes que salvan la ría de Nervión son otro gran atractivo arquitectónico.

8. Sierra de las Nieves: el alto trono de los pinsapos

No se sabe si en los municipios de El Burgo, Istán, Monda, Parauta, Ronda y demás pueblos de su entorno, el pasado 1 de julio repicaron las campanas, pero la ocasión lo merecía. A este conjunto de pueblecitos malagueños, situados en la parte más elevada de la Sierra de Ronda, aquel día no les tocó la lotería, pero casi. Fue la fecha en que, después de un siglo de peticiones, la Sierra de las Nieves fue declarada parque nacional, el último de los espacios más distinguidos de la naturaleza española.

Sierra de las Nieves Malaga
La Sierra de las Nieves es aún más hermosa cuando hace honor a su nombre. Foto: Nacho S. Corbacho

La declaración ha puesto en el mapa sus serranías y añaden valor al turismo de interior, pausado y de calidad, que siempre han ofrecido. Sus pueblos son pequeñas manchas blancas que salpican el monte. Pastores, cabreros y viejos molinos aceiteros continúan su actividad amiga con el paisaje.

Sierra de las Nieves panorámica
La perspectiva de toda la comarca desde las alturas se queda en la memoria. Foto: Nacho S. Corbacho

La Sierra de las Nieves es la más alta de Andalucía occidental, pero no es de su altura de lo que más presume esta serranía malagueña. Lo hace por la riqueza y alto grado de conservación de su biodiversidad, donde sobre todas las demás especies destaca el pinsapo. Este árbol, emparentado con los abetos, carecía hasta ahora de representación en la red de parques nacionales. Es una especie de hoja perenne que solo se localiza en las sierras andaluzas de influencia mediterránea y las del norte de Marruecos. De todas ellas, la Sierra de las Nieves, con el 65 % de los pinsapares de la Península Ibérica, es su mayor reservorio mundial.

Sierra de las Nieves Ciclista
Muchos deciden recorrer los senderos de la sierra en bicicleta. Foto: Nacho S. Corbacho

La presencia de especies como águila real, halcón peregrino, buitre leonado, nutria, meloncillo, gato montés, gineta y otras, señalan el buen estado del territorio. El reino del pinsapo será destino para practicar actividades como el senderismo, la observación de fauna y el encuentro con unas formas de vida que cada vez son más escasas.

9. Pirineos ‘road trip’: ‘road movie’ en la frontera

Puesto en marcha en 2018, este singular recorrido turístico que transita por las tierras fronterizas de Huesca y los Pirineos centrales franceses, quedó paralizada por la pandemia. Este verano resucitará con fuerza para acoger a los amantes de los viajes por carretera con etapas que concluyen en impresionantes parajes naturales y pueblos que conservan su esencia rural.

Pirineos
Los Pirineos son una maravilla para los amantes de la naturaleza.

La magia de los Pirineos a través de seis itinerarios, puestos en valor por TuHuesca (Turismo de la provincia de Huesca) y Turismo Hautes-Pyrénées, enseñan que, antes que frontera que separa, es un nexo de unión entre los pueblos que viven en sus dos lados. Ochocientos kilómetros que cabalgan por carreteras míticas y una docena de localidades imprescindibles que esperan ser descubiertas de manera diferente. En coche, moto o, los más esforzados, bicicleta -que bien puede ser eléctrica- esta ruta hace posible vivir una road movie con el espíritu de las grandes rutas americanas sin salir de nuestro país.

Arroyos Pirineos
La gran cantidad de arroyos convierten este espacio en un vergel.

Recorridos de entre cuatro, ocho o más días, que pueden organizarse a voluntad del viajero. En ellos el tránsito por carretera es importante, pero no lo único. Sea cual sea el camino elegido, alcanzan parques nacionales, lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, Monumentos Nacionales, villas históricas y monumentos artísticos. Un viaje por parajes naturales extraordinarios y las gentes que en ellos conservan modos de vida tradicionales.

Pueblos Pirineos
Los pueblos de la comarca mantienen una estética ancestral.

Rutas como La vuelta de los Pirineos y La gran travesía de los Pirineos, llevan a los viajeros a través de los puertos míticos de la cordillera, como el Tourmalet y el Aspin. Sus carreteras permiten asomarse a circos glaciares, lagos de montañas y cumbres de leyenda. Aínsa, Torla, Ordesa, Añisclo, Benasque, Aneto, San Juan de la Peña y Jaca son algunos de los lugares de parada. Desde ellos se pasa al lado norte de las montañas, aunque eso es otra historia.

Road trip Pirineos
Muchos deciden recorrer estas carreteras a lomos de motos bien equipadas.

10. Menorca: sobrasada, ‘talayots’ y fiestas populares

La caldereta de langosta de Fornells, la sobrasada de poltrú; la carnixulla, el cuixot y el botifarró, por seguir con los fiambres. Arroz con trigo roto de Mercadal, un buen perol menorquín de pescados, la aromática oliaigua payesa, hongos de Ferrerías y, cómo no, el pimentonado queso de Mahón. De postre, ensaimada menorquina y, si queda hueco, un par de carqinyols y pastissets.

Puerto Menorca
El ambiente pausado de los puertos de Menorca se transmite a los turistas. Foto: Helena Poncini

Los personalísimos platos de la cocina menorquina no necesitan ninguna distinción para demostrar su fuerza y pujanza. Por si algún estómago despistado no lo tiene del todo claro, el Instituto Internacional de la Gastronomía, la Cultura, las Artes y el Turismo ha nombrado a Menorca como Región Europea de Gastronomía 2022.

Menorca
Su ubicación privilegiada en el Mediterráneo hace que sea una joya natural. Foto: Javier Fernández Ortega

El label viene acompañado de la celebración, a lo largo de todo el año, de medio centenar de actividades en torno a la gastronomía y, también, a la cultura isleña y la sostenibilidad de su territorio, razones principales por las que ha merecido la distinción. Más allá de las 20 categorías de productos gastronómicos, de los 300 productores y de los más de 1.800 negocios relacionados con la restauración, la pequeña isla atesora en sus poco más de 700 kilómetros cuadrados una oferta turística singular.

Queso de Mahón
El queso de Mahón es uno de los manjares más icónicos de esta tierra. Foto: Helena Poncini

No es necesario hablar de sus calas, conocido rosario de arenales abiertos al Mediterráneo más transparente. Costa adentro, la pequeña isla rebosa atractivos. Empiezan en sus dos ciudades principales. Ciutadella, antigua capital de la isla, que conserva el esplendor de sus casas y calles; y Maó, protegida por uno de los mejores puertos naturales del Mediterráneo.

Atardecer Menorca
El interior de la isla brinda algunos de los atardeceres más hermosos del archipiélago. Foto: Antonio Xoubanova

Disfrutar de fiestas populares tan impresionantes como los jaleos, en las que la gente se mete bajo los caballos -de inconfundible raza menorquina- mientras estos se levantan sobre sus patas traseras. Asombrarse ante los talayots, enigmáticos monumentos megalíticos exclusivos de la isla. Aventurarse en el entorno de la Albufera des Grau para practicar turismo ornitológico y, los más aventureros, recorrer el Camí des Cavalls, histórica senda de 180 kilómetros que recorre todo el litoral menorquín.

Sobrasada de 'poltrú
¿Quién puede resistirse a una tapa de sobrasada de 'poltrú'?. Foto: Antonio Xoubanova

¡Ah!... se nos olvidaba, para ayudar a la digestión de tan estimulante menú, nada mejor que una ginebra menorquina, una herencia de los tiempos de la dominación británica que no hay que dejar de probar.

Te puede interesar