'Restaurante Alejandro' (Roquetas de Mar)

Yolanda García y la conversión de las malas hierbas

La cocina de Yolanda García ('Restaurante Alejandro') es una inmersión en la sierra de Almería. Su secreto está en usar las malas hierbas que crecen en su entorno como un ingrediente más en sus platos. Verdolaga, halófitas, cardos borriqueros, rúcula salvaje, romero… todas imprimen carácter a platos que sorprenden al comensal con sabores y aromas profundos, con los que la chef se está metiendo a la comunidad gastro en el bolsillo. 

Cada vez que Yolanda García  descubre una nueva mala hierba se le ilumina la cara. Sobre la encimera de la cocina tiene un cesto lleno de plantas recién cogidas del campo y varias macetas con brotes. Yolanda las observa detenidamente, huele una ramita, prueba una flor y su mente se pone rápidamente a pensar en cómo integrar cada una de esas nuevas plantas en sus platos. De esta forma, la cocina de 'Casa Alejandro' (1 Sol Repsol, 1 estrella Michelin) se convierte en un laboratorio improvisado. "Cocinar con malas hierbas no consiste en cogerlas del campo y echarlas simplemente a la comida. Hay que buscar una trazabilidad para su consumo. Y eso supone investigar y experimentar con ellas, con su textura y sus sabores, y no siempre es fácil", explica esta cocinera nacida en Urrácal.

Gurullos con malas hierbas, breca a las brasas de hinojo sobre 'crujipán' de verdolaga y pesto de caléndula, el plato de 'Después de la lluvia', con cardo borriquero y la ensalada de verdolaga con higos y granada. Foto: Yolanda García.
Gurullos con malas hierbas, breca a las brasas de hinojo sobre crujipan de verdolaga y pesto de caléndula, el plato de 'Después de la lluvia' hecho con cardo borriquero y la ensalada de verdolaga con higos y granada. Foto: Yolanda García.

"Al paté de cardo borriquero, por ejemplo, nos costó mucho encontrarle el punto", confiesa. Ahora, servido sobre una tosta de trigo sarraceno, forma parte de uno de los aperitivos del menú, junto a una aceituna en tres texturas y un mutabal de berenjena con pan de pita. "Frotamos los cardos con sal gorda para quitarles el amargor. Los limpiamos y los hervimos hasta que se deshacen. Después les añadimos pan, aceite de oliva, vinagre y un poco de guindilla; lo trituramos todo", detalla.

Consomé de pollo y jamón, 'mutabal' de berenjena con pan de pita, aceituna en tres texturas, croqueta de leche y salsa 'romescu', y tosta de paté de cardo borriquero.
Consomé de pollo y jamón, 'mutabal' de berenjena con pan de pita, aceituna en tres texturas, croqueta de leche y salsa 'romescu', y tosta de paté de cardo borriquero.

También con el cardo borriquero hay un plato que emociona a la cocinera: lo llama 'Después de la lluvia'. "El paté de cardo borriquero se mezcla con una tierra de aceituna negra aliñada con tomillo, romero, piel de naranja y limón, todo tostado con almendra. Lleva un sofrito de setas y espárragos silvestres salteados con aceite de trufa blanca".

Encarnación y Juan son los propietarios del restaurante.
Encarnación y Juan son los propietarios del restaurante.

Yolanda llegó a 'Casa Alejandro' hace tres años, incorporándose así al equipo formado por Juan Sánchez y Encarnación Ruíz. Él, jefe de cocina, y ella, jefa de sala, llevan al frente de este restaurante desde 2012. Su hijo Alejandro también les ayudaba antes de mudarse a México donde ahora trabaja como director gastronómico de la cadena Barceló. El matrimonio define su cocina como marinera –están justo frente al puerto–, con una base que se nutre del recetario almeriense tradicional. "Con Yolanda llegaron las malas hierbas", dice Encarnación con una amplia sonrisa, y "estamos encantados de cómo están evolucionando los platos".

El perejil de mar funciona muy bien para hacer sofritos.
El perejil de mar funciona muy bien para hacer sofritos.

Al margen de su trabajo como cocinera, la almeriense colabora con la Universidad de Almería en el proyecto de Gastroconciencia, un movimiento que, además de recuperar las malas hierbas locales, busca poner en valor el trabajo de los pescadores artesanales. Cuenta con la ayuda de la científica Macarena Molina para detectar pescados de descarte ricos en sabor y con un gran valor nutricional para meterlos en su cocina.

El burro es un pescado cuya piel es como el cuero de dura. Su sabor es exquisito.
El burro es un pescado cuya piel es como el cuero de dura. Su sabor es exquisito.

"Usamos solo pescado de proximidad, lo que los trasmallos traen a la lonja cada día. Preguntamos al mar ¿qué tienes hoy?", dice Yolanda convencida. Trabajan mucho con la morena –con la que prepara flamenquines y torreznos con la piel–, con la albacora, el burro, la araña, los 'volaores' –que agregan a una crema de coliflor con remolacha–, la lampuga, el rubio o la herrera. 

¿Qué trae hoy el mar? 'Casa Alejandro' está justo frente al puerto de Roquetas.
¿Qué trae hoy el mar? 'Casa Alejandro' está justo frente al puerto de Roquetas.

Más de 30 tipos de malas hierbas en la cocina

La chef trabaja en la actualidad con al menos 30 tipos de malas hierbas. Matacandil, toronjil –que huele a limón–, melissa, esparto, romero, ajo porro, acedel, ajedrea, mejorada, acedera, caléndulas, acelgas salvajes, cerraja, espárragos silvestres, endrino, moricandia, collejas o llanten son solo algunas de esa larga lista. Muchas se las trae cada semana Esther Molina desde Níjar. Allí, esta agricultora, que comenzó a trabajar con 16 años, tiene su invernadero y un seto ecológico donde crecen las plantas de forma silvestre. 

Juan Sánchez junto a Yolanda y Macarena Molina, la agricultora de Níjar.
Juan Sánchez junto a Yolanda y Macarena Molina, la agricultora de Níjar.

Con lo que le da el campo, Yolanda hace desde una mermelada de escaramujos, a un requesón con ortigas –"son un gran coagulante", asegura–, o un hinojo marino encurtido como si fuera una alcaparra. También se atreve a deshidratar la flor de malva, preparar un pesto de caléndula, hacer el pan con polen de hinojo o infusionar la planta en leche para darle un toque anisado. También están las las halófitas que obtiene de la zona de Cabo de Gata, como el perejil de mar, las salicornias, las sarcocornias o el mesembriatem cristalino, con las que hace los sofritos para sus arroces 'aparte'. "Funcionan muy bien porque aportan todo el sabor salino y no necesitas echarle nada de sal", explica la cocinera.

Algunas malas hierbas como el hinojo y sus semillas sirven para infusionar leche.
Algunas malas hierbas como el hinojo y sus semillas sirven para infusionar leche.

Los gurullos con anémonas de mar y tierra es otro plato que se enriquece con estas plantas cuyas raíces están en contacto con el agua marina. "Los gurullos son una pasta tradicional que se remonta como poco al siglo XII, hecha con harina de trigo, agua y azafrán se suele preparar con conejo, calamar o perdiz. Aquí los hacemos con un sofrito de verduras de la tierra al que le añadimos las halófitas, un fumet de pescado, ortiguillas de mar, la flor del mesembriatem cristalino, y un poco de alioli de matacandil, que le da un toque a wasabi".

Los gurullos, pasta tradicional de Almería que se moldea a mano.
Los gurullos, pasta tradicional de Almería que se moldea a mano.

Para Yolanda, utilizar las plantas silvestres es volver a conectar de nuevo con el entorno y la naturaleza. "Mi interés por las malas hierbas comenzó hablando con la gente mayor de los pueblos. Tenía mucha curiosidad por saber cómo conseguían esos sabores en los guisos, esos aromas que salían de las casas y yo no conseguía hacer igual. Me di cuenta de que las mujeres salían al campo y volvían con la cesta llena de plantas, esas que aportan todos los matices. Una olla de trigo, por ejemplo, si no lleva hinojo no es lo mismo en absoluto", asegura.

El origen de los gurullos se remonta, como poco, al siglo XII.
El origen de los gurullos se remonta, como poco, al siglo XII.

La ensalada de verdolaga es otra sorpresa del menú. "Esta planta se ha utilizado siempre para el alpiste de los pájaros –fíjate si es saludable–, y tiene tres veces más nutrientes que la lechuga", revela Yolanda. En 'Casa Alejandro' la sirven de varias maneras: una versión lleva vieiras, jamón crujiente, vinagreta de tomate seco y vainilla; otra con higos de la tierra, cebolla y granadas, cuando es temporada.

Crema de coliflor con 'volaores' y remolacha
Crema de coliflor con 'volaores' y remolacha

En los postres, las malas hierbas tampoco pueden faltar. Uno de los favoritos de la almeriense es El Paraíso, un bizcocho con crema de hinojo, helado de aloe vera y tierra de romero. "Este postre es muy de Almería. Partimos de la tradición, de ese recetario que se está perdiendo. Ponemos una base de bizcocho calado con un almíbar de hinojo, una crema pastelera donde va infusionado el hinojo silvestre, una tierra de romero y un helado de aloe vera".

La cocinera lo llama el postre del paraíso. Y efectivamente, allí te lleva.
La cocinera lo llama el postre del paraíso. Y efectivamente, allí te lleva.

También proponen como plato dulce una sopa de almendras infusionada con malva, lavanda y almendra rebozada en harina de algarroba. Y con el café sirven petit fous de chocolate blanco con flor seca de amapola; tofe con flor de malva, queso y membrillo, y chocolate negro con hinojo y naranja. Los últimos mordiscos al campo almeriense.

Los 'petit fours' que acompañan con el café.
Los 'petit fours' que acompañan con el café.
'RESTAURANTE ALEJANDRO' - Av. Antonio Machado, 32. Roquetas de Mar, Almería. Tel. 950 32 24 08.
 
 

Te puede interesar...