Restaurante 'La Finca' de Susi Díaz (Elche, Alicante)

La autodidacta que cocinó su propia historia

Susi Díaz en su cocina de La Finca. Foto: La Finca.
Susi Díaz en su cocina de La Finca. Foto: La Finca.

"Hace 30 años lo mismo me daba vender un vestido que un plato", confiesa la cocinera Susi Díaz quien hoy celebra que la decisión de haber comprado una casa típica ilicitana “hecha polvo”, en 1984, se haya transformado en 'La Finca', uno de los restaurantes más representativos de la costa levantina. Descosemos la historia que hay detrás de uno de los jurados del programa de televisión Top Chef.

“Nuestra casa está en el centro de Elche pero arriba, en 'La Finca' (2 Soles Repsol), tenemos un loft donde vivimos Susi y yo. En la otra hace que no duermo más de 20 años. Para qué vamos a ir si estamos bien aquí. Y, como comprenderás, no podemos dormir en dos sitios, ni separados”.

Son palabras de José María García, compañero (y cómplice) fiel de una infatigable mujer a quien conoció detrás del mostrador de una tienda de moda en Elche. Ella, a sus escasos 16, vio entrar a un joven que apenas superaba los 18 y que había llegado hasta allí para comprarse una corbata.

Él se dedicaba al negocio familiar –un modesto bar, sin pretensiones– y ella ya conocía a buena parte de los mejores compradores de la ciudad. La (triste) incompatibilidad de la maternidad con el trabajo y los horarios imposibles de la hostelería llevaron a Susi y Jose María a idear un plan que les permitiera disfrutar de sus dos hijos. “En ese momento pensaba que lo mismo me daba vender un vestido que un plato”, cuenta ella.

José María García y Susi Díaz. Foto: cortesía José María García.
José María García y Susi Díaz. Foto: cortesía José María García.

Así que compraron una casa rural “hecha polvo”, en la carretera de Perleta, hipotecaron su piso de Elche –el mismo en el que no duermen desde hace dos décadas– y empezó la transformación del sueño en restaurante.

Corría el año 1984, eran siete personas en 'La Finca', y Susi y José María trabajaban juntos en sala, “pero tenía influencia en la cocina porque a todos los platos que salían ella les daba ese toque suyo. Vestida de cocinera no lleva más de 15 o 16 años y nunca ha ido a ninguna escuela de hostelería, ni ha trabajado con compañeros. Todo ha sido a base de lo que ha visto y leído”, confiesa un siempre risueño Chema, mientras saca su teléfono del bolsillo para enseñarnos la única foto que conserva de aquella malograda fachada original.

Así era La Finca en 1984, cuando Susi y José María la compraron. Foto: José María García.
Así era La Finca en 1984, cuando Susi y José María la compraron. Foto: José María García.

A pesar de que el entorno es el mismo y el lugar aún conserva vestigios de la campiña ilicitana, lo que ambos han logrado (con el apoyo de sus hijos Chema e Irene) parece más el final feliz de una epopeya que la consecución de un proyecto familiar que, además, la ha llevado a ser jurado del programa de televisión Top Chef en tres ocasiones.

Fachada actual de La Finca. Foto: David de Luis.
Fachada actual de La Finca. Foto: David de Luis.

Un plato tan antiguo y emblemático como la alcachofa rellena de gamba roja, cebolla y mayonesa de ajo es capaz de abrazar a un dátil de foie, almendra y chocolate; mientras el memorable carpaccio de ternera con vinagreta de Oporto es el antecesor de una gamba al vapor con crujiente de wakame. Todo en un baile perfecto de producto, naturaleza, vajilla, Mediterráneo (mucho) y sensibilidad

El plato más antiguo de la carta: alcachofa rellena de gamba roja y cebolla con mayonesa de ajo gratinada. Foto: Antonella Ruggiero.
El plato más antiguo de la carta: alcachofa rellena de gamba roja y cebolla con mayonesa de ajo gratinada. Foto: Antonella Ruggiero.

Porque lo que abunda detrás de esta autodidacta, de amplia sonrisa y sobrado coraje, es la fuerza; que se transforma en una personalidad arrolladora y un carácter proclive a seguir un norte (su norte) sin sentir presiones. “Hemos ido creciendo peldaño a peldaño, peldaño a peldaño, peldaño a peldaño y ya llevamos más de 30 años”, prosigue José María, “tanto que hoy somos unos 35”.

Carpaccio de ternera con vinagreta de Oporto. Foto: Antonella Ruggiero.
Carpaccio de ternera con vinagreta de Oporto. Foto: Antonella Ruggiero.

Con ese equipo se reúne Susi cada mañana, se toma un café en la cocina y se preocupa por saber cómo va la salud, la vida familiar y la ilusión. La misma con la que los comensales reciben los mensajes que encuentran en sus servilletas. Al menos el que nos tocó era perfecto para cerrar ese momento: “Escribe en tu corazón que cada día es el mejor día del año”.

'LA FINCA' - Camí de Perleta, 1-7. Elche (Alicante). Tel. 965 456 007