Camino de Santiago

Camino de Santiago

Xacobeo 2021-2022: Qué comer en el Camino de Santiago

10 recetas para peregrinos con el morro fino

Un infernillo y varios cacharros para cocinar y calentar son imprescindibles. Foto: Agefotostock.
Un infernillo y varios cacharros para cocinar y calentar son imprescindibles. Foto: Agefotostock.

Las medidas de seguridad ante el Covid han hecho este año que muchas cocinas y comedores compartidos de los albergues hayan sido clausurados. De modo que solo quedan dos opciones para alimentarse durante el Camino de Santiago: acudir a los bares y restaurantes o cocinar al aire libre. Para los que eligen la segunda opción, proponemos 10 recetas ricas y sencillas de hacer con productos que puedes encontrar fácilmente durante tu recorrido. Eso sí, no olvides echar a tu mochila algún quemador portátil y utensilios ligeros para cocinar.

A no ser que se quiera hacer el Camino en autonomía, esto es, renunciando a adquirir nada durante el viaje y transportando todo lo que se necesita a la espalda, no es necesario acarrear la comida. Lo habitual es desayunar en el lugar donde se pernocta y realizar una comida principal al final de la jornada, una vez terminada la etapa, bien con el menú que ofrece el albergue de turno, bien en un restaurante de la localidad de descanso, bien comprando los víveres acabada la caminata y cocinándolos en el propio albergue. Durante la marcha, la nutrición se avía con comida de ataque.

Este año no puede ser así. Según las normas del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, implementadas por las puestas en marcha por las Comunidades Autónomas por las que discurre la Vía Láctea, el uso de las cocinas compartidas de los albergues se ha limitado. Para reducir al máximo los contagios, se exige una rigurosa desinfección de todo el menaje, espacio y elementos comunes después de cada uso por parte de los peregrinos. Esto ha hecho que muchos albergues hayan clausurado cocinas y comedores, en tanto no esté controlada la pandemia.

Hay que pensar en lo que vamos a consumir durante dos o tres días como máximo. Foto: Alfredo Merino.
Hay que pensar en lo que vamos a consumir durante dos o tres días como máximo. Foto: Alfredo Merino.

En todos los finales de etapa hay bares y restaurantes suficientes para hacer en ellos el desayuno y la comida principal de cada jornada. Aunque resulte más caro, es lógico pensar que la mayoría de los peregrinos recurrirán a ellos. De no hacerlo, se debe prever que habrá de cocinar al aire libre la mayor parte de las veces. Y, con ello, transportar todo el Camino los útiles de cocina necesarios: infernillo, cacharros para cocinar y calentar, cubiertos, cantimplora y demás útiles, sin olvidar los necesarios elementos de limpieza para los mismos, un aspecto fundamental a tener en cuenta y por el que hay que mirar bien para no contaminar a nuestro paso.

Para quitarse el hambre y también para aportar energía suficiente que nos evite una pájara durante las horas de caminata, el menú de la comida de ataque debe incluir un par de barritas o geles energéticos, frutos secos y una pieza de fruta. Los más hambrones pueden añadir un pequeño bocadillo. Se buscan alimentos de fácil digestión para su rápida asimilación. Las raciones de estos elementos se deben calcular con precisión, evitando comprar grandes cantidades antes de echarse a andar. Hay que pensar en lo que vamos a consumir durante dos o tres días como máximo. Igual que el resto de cosas, estos productos se pueden adquirir a diario en el camino. Es fácil encontrar en los supermercados del Camino, latas de alimentos, conservas vegetales y otros productos que te ayuden a seguir una dieta saludable.

Para que no te quedes sin ideas, seleccionamos 10 recetas de Rosa Tovar para que puedas elaborarlas fácilmente durante el Camino. Y lo mejor de todo, ¡es que todas están de lo más ricas!

Sopa de tomate con crujiente de cebolla

  • 1/2 cucharada de comino molido
  • 1/4 de l de caldo de verduras o de pollo
  • 1 cucharadita de guindilla seca picada (opcional)
  • 1 envase pequeño de cebolla frita crujiente
  • 2 botes de salsa de tomate de 350 g c/u
  • 4 hojas de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
sopa de tomate con crujiente de cebolla
¡Lista para hundir la cuchara! Foto: Sofía Moro.

Esta receta comienza –y casi termina– con dos botes de salsa. Uno de esos platos que se puede tener en listo en apenas 10 minutos: la sopa de tomate y cebolla crujiente. El laurel y el tomate toman la palabra en esta receta, pero los aromas siempre se pueden cambiar si no se es gustoso de alguno de ellos. Orégano y tomillo van muy bien juntos, por ejemplo, y se añaden a la cazuela justo antes de echar la salsa de tomate.

Sándwich de huevo con lechuga y lacón ahumado

  • 1 cucharadita de mostaza picante (tipo Dijon o británica)
  • 1 cucharadita de 'wasabi' o de rábano picante rallado, en conserva
  • 2 cucharadas de lacón ahumado ibérico en dados de 1/2 cm x 1/2 cm
  • 3 buenas cucharadas de mayonesa del gusto de cada cual
  • 3 cucharadas de hojas verdes de lechuga romana muy picada
  • 3 huevos camperos u orgánicos cocidos
  • 4 lonchas de pan de molde de leche (en tahonas de calidad o hecho en casa)
Una receta fácil y rica. Foto: Sofía Moro.
Una receta fácil y rica. Foto: Sofía Moro.

El sándwich de huevo duro es uno de los más ricos de la comida de picoteo. La combinación de huevo con mayonesa es siempre muy sabrosa, no solo por lo bien que sabe, sino porque, además, llena bastante. Es por eso muy útil para comidas rápidas. Se le puede añadir un poco de verde en forma de lechuga, no mucho, unos pepinillos y cebollitas, agridulces si se es gustoso, y hasta un poco de lacón ahumado. 

Montaditos de tomate sobre patata asada

  • 16-20 patatas nuevas pequeñas, de ración pero iguales
  • 16-20 tomates de pera, de rama o cherry no demasiado pequeños
  • 1 cuenco pequeño de alioli
  • Aceite
  • Pimienta
  • Sal
Un bocado delicioso con sólo dos ingredientes principales. Foto: Sofía Moro.
Un bocado delicioso con sólo dos ingredientes principales. Foto: Sofía Moro.

La técnica de asar tomates es algo clásico de la costa mediterránea española, tanto como el arte de asar patatas para servir con alioli. Aprovechando estas dos buenas ideas de la cocina levantina y la presencia en nuestros mercados de estas verduras en miniatura, prepararemos unos montaditos de tomate pero no sobre pan, sino sobre patata. Como en el Camino no disponemos de horno, podemos presentar las patatas cocidas.

Morisqueta filipina

  • 125 g de chorizo, en taquitos de 1 x 1 cm
  • 1 huevo, opcional y no imprescindible
  • 1 manojo de cebolletas, lo blanco picadas en 1 x 1 cm
  • 300 g de arroz, de grano largo o redondo, al gusto
  • 3-4 cucharadas de aceite, agua, pimienta y sal
  • 3-4 cucharadas de salsa de soja ligera
  • 3 buenas pencas de apio verde y tierno, en taquitos de 1 x 1 cm
  • 75 g de jamón ibérico en taquitos de 1 x 1 cm
Así luce una morisqueta. Foto: Sofía Moro.
Así luce una morisqueta. Foto: Sofía Moro.

La morisqueta es uno de los muchos platos de los descendientes de criollos en Filipinas en los que se da una fusión perfecta entre los usos orientales y los gustos españoles. Es un arroz cocido y luego salteado con diversos elementos, de carne y verdura. La carne es de origen peninsular al completo, chorizo y jamón, pero se termina con salsa de soja, verduras muy poco cocinadas y se adorna, si así se desea, con una corona de oro al más puro estilo chino.

 

Salata od hobotnice o ensalada de pulpo

  • 1 cucharada de mayonesa
  • 1 pimiento verde tierno
  • 1 ramito de cebollino
  • 2 tentáculos de pulpo cocido
  • 2 tomates grandes
  • Aceite de oliva
  • Una pizca de pimienta
  • Zumo de un limón
Un plato fresco y delicioso. Foto: Shutterstock.
Un plato fresco y delicioso. Foto: Shutterstock.

Para esta receta de origen croata se puede comprar el pulpo ya cocido. Su elaboración es pan comido. Solo hay que cortar el pulpo en rodajas y meterlas en un cuenco con zumo de limón, mayonesa, pimienta molida y el resto de ingredientes. Remover y aliñar al gusto.

Ensalada de arroz, tomates, alcaparras y encurtidos

  • 1/2 o 1 cucharada de vinagre añejo de Jerez
  • 1 cebolleta pequeña
  • 1 manojito de cebollino
  • 1 y 1/2 cucharada de pepinillos -pequeños y en vinagre, no agridulces
  • 2-3 vueltas de molinillo de pimienta negra
  • 250 g de tomates RAF o corazón de buey
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 4 cucharadas de alcaparras en sal o en vinagre
  • 500 g de arroz de grano redondo ya cocido
Una ensalada de arroz siempre es un éxito. Foto: Alfredo Cáliz.
Una ensalada de arroz siempre es un éxito. Foto: Alfredo Cáliz.

El arroz queda bien casi con cualquier cosa, pero hay ingredientes que casan especialmente bien. Un ejemplo son las alcaparras y los pepinillos, que aportan a esta sencilla ensalada un toque crujiente y mágico. Añade unos tomates raf de calidad y aliña a tu gusto.

Bocadillo de sardinillas en pimientos del pico

  • 1 lata de pimientos del pico (enteros, unos 200-250 g)
  • 1 lata de sardinillas en aceite (unas 20 piezas, 125 g)
  • 1 pan
  • 1 tomate pequeño (lavado)
  • 6-8 piparras (en vinagre escurridas)
  • Unas hojas de lechuga

Un clásico que no puede faltar en el Camino. Foto: Jaime Llamas.
Un clásico que no puede faltar en el Camino. Foto: Jaime Llamas.

El bocadillo de sardinas es un clásico. El pan blanco, el candeal y hasta el mollete van muy bien para este bocadillo, pero también se puede hacer con pan integral o de centeno, pues están ricos con las sardinas y todos los pescados azules, mejor aún en conserva.

Ensaladilla Olivier… con trampa

  • 150 g de queso de cabra fresco (ligero o de queso de Burgos)
  • 1 cucharada de alcaparras (en vinagre o saladas y en agua ½ hora)
  • 1 cucharada de hojas de eneldo o de perejil (bien picadas)
  • 1 cucharada de mostaza (estilo Dijon)
  • 1 cucharada de vinagre bueno
  • 1 tomate (mediano carnoso, sin semillas y en dados)
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2-3 pepinillos (en vinagre picados)
  • 450 g de patatas (medianas y nuevas)
  • 4-5 aceitunas (deshuesadas, en aros o picadas)
  • 75 g de lacón (ahumado y cocido en dados)
  • Pimienta
  • Sal
Una reinterpretación rusa de nuestra ensaladilla clásica. Foto: Sofía Moro.
Una reinterpretación rusa de nuestra ensaladilla clásica. Foto: Sofía Moro.

La ensalada Olivier formó parte de la cocina de la época de los zares, diseñada por uno de los cocineros franceses que trabajaron en la corte y las casas de los nobles de la época. Hay muchas versiones, unas veces con carne y otras con pescado, todas se hacen con mayonesa batida con nata y no falta quien afirma que la ensaladilla rusa más castiza de nuestro país es la interpretación española de la Olivier rusa. Esta es una de las que más me gusta, basada en la de Helen y George Papashvily. La trampa consiste en que no es mayonesa la salsa que une todos los ingredientes, sino un batido de queso fresco, mostaza y vinagre con algo de aceite. La yema cruda no es recomendable en estos viajes.

Arroz con lentejas de Egipto y cebolla crujientes

  • 100-150 ml de aceite de cacahuete o girasol
  • 1 cebolla mediana dulce (cebolla, no cebolleta)
  • 1 cucharada de comino recién molido
  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo
  • 250 ml de arroz de grano largo
  • 2 puñados bien llenos de pasas de la variedad que se quiera
  • 30 g de mantequilla o 3 cucharadas de aceite (de oliva virgen extra o de girasol)
  • 75 g de lentejas verdinas
  • Agua
  • Sal

El arroz y las lentejas, protagonistas de este nutritivo plato. Foto: César Cid.
El arroz y las lentejas, protagonistas de este nutritivo plato. Foto: César Cid.

No es ninguna herejía, qué va. Incluso los menos cocinillas saben que el arroz es uno de los alimentos que mejor combina en diferentes platos. Para esta ocasión, proponemos una receta en la que el arroz casa con unas lentejas y un poco de cebolla crujiente. Recuerda que es fácil encontrar en muchos supermercados las lentejas y el arroz ya cocidos.

Sándwich de cecina con queso de cabra

  • 1 limón, piel y zumo
  • 1 puñado de hojas de ensalada rígidas, duras: escarola, endivia blanca o morada, rúcula
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 o 4 lonchas de pan de centeno
  • 50 g de queso fresco de cabra, de Ávila, Málaga, Cádiz, Alicante, Canarias o de rulo
  • 80 g de cecina de León en lonchas muy finas
  • Pimienta negra recién molida
El mejor bocado si pasas por León. Foto: Jaime Llamas.
El mejor bocado si pasas por León. Foto: Jaime Llamas.

La cecina va con todos los panes, pero le sienta muy bien el de centeno, incluso la borona, que es de maíz y centeno. Esta especialidad de León se puede sustituir por bresaola, que también es de carne de vaca, incluso por un resto de asado de carne.