En ruta con Roberto Leal (presentador de 'Pasapalabra')

"Mi ruta gastronómica siempre arranca en el bar 'Las Golondrinas' de Triana"

En ruta con Roberto Leal: Asturias (apertura)
Como reportero de 'España Directo', Roberto Leal recorrió casi todo el país, con paisajes tan espectaculares como Asturias. Foto: @robertolealg.

Bucear en su historia viajera para responder a esta entrevista le ha traído, nos dice, muy buenos recuerdos. Roberto Leal, sevillano de Alcalá de Guadaíra, es un tipo familiar y amable por naturaleza, para viajar y para vivir. Fiel a los sitios de siempre, goloso, tranquilo, de buen comer, si se perdiera lo podríamos encontrar con una cerveza fría en una taberna de su pueblo natal. O desayunando en un hotel, que es lo que más aprecia cuando se hospeda en uno de ellos. "No me fío de un hotel donde no se desayuna bien".

Estuvo al frente de Operación Triunfo el año en el que el programa volvió a la gloria, el año de Amaia. Venía de ser un reportero de España Directo y se ganó el sitio en la tele y en los hogares con naturalidad y calidez. Acaba de estrenar el carismático concurso Pasapalabra, en Antena 3. Cada día se cuela en las casas de miles de españoles para hacerles las tardes más jacarandosas. Ha llegado a la tele para quedarse.

En ruta con Roberto Leal: Pasapalabra
Tras su paso por 'España Directo' y 'OT', desde esta semana Roberto Leal conduce el veterano concurso 'Pasapalabra' en Antena 3.

El primer lugar al que vas a ir cuando acabe el confinamiento ¿cuál será?

Al bar de mi amigo Jesús Gómez en Alcalá de Guadaíra, en Sevilla. La taberna 'Casa Aurora' es la que te tira la cerveza más fría del universo. Es uno de mis imprescindibles. Primero porque mi amigo Jesús es una de las personas más hospitalarias y cultas que he conocido detrás de una barra. Un genio que a la vez que te sirve te pone al día de la actualidad, la vida, la física y la cuántica.

¿Y qué nos recomiendas que le pidamos?

Pues entre sus especialidades están las milhojas de ventresca, los boquerones fritos, la poleá de Alcalá, una especie de gachas dulces que quita el sentío.

En ruta con Roberto Leal: Ultra Pirineu
Tras finalizar la Salomon Ultra Pirineu, en el Parque Natural del Cadí-Moixeró (Cataluña). Foto: @robertolealg.

¿Cuál es tu manera preferida para viajar?

En familia y en tren. Será por la costumbre y por el hecho de tener la familia repartida entre Barcelona y Sevilla, que ya consideramos el AVE como a uno más de la familia...

¿Cómo eran los viajes de la infancia?

Siempre los recuerdo con la imagen de mi padre al volante. Los primeros viajes eran a la playa, desde Sevilla. Me trae muy buenos recuerdos porque mi padre era muy nervioso y se montaba en el coche a las 7 de la mañana y cuando llegábamos a la playa, a veces, todavía era de noche.

En ruta con Roberto Leal: Camino de Santiago
El año pasado consiguió el reto del Camino de Santiago, como #ecoperegrino. Fotos: @robertolealg.

¿Recuerdas cuál fue tu primer viaje importante por España?

A Madrid. Mi viaje de fin de curso del cole. Ahora lo pienso y me echo a reír. Dormíamos en Navalcarnero e hicimos tour por El Escorial, El Valle de los Caídos, Toledo… Aún tengo guardada por casa una tizona.

Ese lugar que se te quedó en la piel durante un viaje.

La isla de Hvar, en la costa dálmata (Croacia). Uno de los lugares más especiales que he visitado nunca. Lejos del turismo típico de la zona y con una noche cerrada cargada de estrellas que ya quisieran en La La Land.

En ruta con Roberto Leal: en el gimnasio y en bici
Su perfil en redes sociales evidencia que Leal es un gran aficionado a los deportes, sobre todo a correr. Foto: @robertolealg.

¿Tu ruta gastro particular?

Siempre arranca desde la Triana más rancia y sus mil rincones de buen comer, concretamente por el bar 'Las Golondrinas'. Si vais, pedid champiñones y punta de solomillo. Gloria.

Qué comeríamos en tu casa si nos invitaras

Soy un buen aprendiz de maestro arrocero. Mis años como reportero de cocina en España Directo me dejaron un buen poso. Me encantan los arroces caldosos y también con verduras.

¿Algo especial que le recomendarías a alguien que visitara Sevilla?

Un paseo al atardecer por El Barrio de Santa Cruz con la fresquita en verano o una visita al Parque de Oromana en mi pueblo, un rincón para perderse junto al río Guadaíra.

En ruta con Roberto Leal: Barrio de Santa Cruz de Sevilla
Las plazas, frescas y encantadoras, del barrio de Santa Cruz, son perfectas para descansar entre paseos. Foto: Manuel Ruiz Toribio.

¿Con qué colega de profesión, o con quién (a parte de tu familia) te harías un viaje en coche por España?

Con mi amigo José Yélamo, colaborador y presentador de Más Vale Tarde. Somos muy parecidos y tenemos muchas cosas en común, entre ellas, el buen comer.

Un capricho foodie que te hayas dado últimamente.

Tartar de atún rojo con virutas de trufa negra. Tela marinera. Este capricho pecado de los dioses suelo disfrutarlo en el 'Zoko', uno de los templos del atún rojo en Zahara que ahora también disfrutamos en Madrid, frente al Retiro –coincide el presentador en esta recomendación con su compañera Eva González–. Si vais, además del tartar, tenéis que pedir el arroz atunero y la pornografía de atún. Ya luego me llamáis y me contáis qué tal.

En ruta con Roberto Leal: desayunando
A Leal le encantan los desayunos, sobre todo los de los hoteles. Foto: @robertolealg.

¿Una barra para quedarse pegado?

La de 'Casa Manteca', del barrio de la Viña de Cádiz. Es el templo del arte en Cádiz. En el mismo corazón del barrio de la Viña, a espaldas de la calle de la Palma, con piedra ostionera en su fachada y con manjares que no hay ser humano que no salga enamorado después de entregarse a ellos.

En ruta con Roberto Leal: Casa Manteca de Cádiz
Tomás Manteca sigue la línea clásica de su padre y su abuelo en 'Casa Manteca', sirviendo en papelones. Foto: Juan Carlos Toro.

Si vas al 'Manteca', tres consejos: pide el chicharrón y el queso de arte. Echa un vistazo a sus muros, llenos de fotos históricas de la ciudad, de su ayer y hoy. Y por último, cállate y afina bien el oído. Las conversaciones, cantes, coplas de carnaval y debates que se generan aquí dentro, son dignos de ser compartidos en las universidades más prestigiosas del mundo.

¿Un restaurante que te haga feliz?

El 'Rias Baixas' de Madrid, en la calle Alustante, 36. Lo descubrí celebrando un año el cumpleaños de mi mujer y desde entonces, no hay celebración importante en nuestras vidas que no tenga lugar aquí. Una carta sencilla, sin artificios, pero de diez. Con carne de primera categoría, con una tortilla de Betanzos de esas que se escurren al clavarle el cuchillo y con un servicio a la altura de lo que ya consideramos en casa, un rincón para volver siempre.

Y otro de mis sitios imprescindibles es el bar 'Lambuzo', en la calle de las Conchas, 9. Un rincón gaditano en pleno Madrid. Hay que pedir las papas aliñás, el arroz con rabo de toro, el lambuceo de croquetas... Un 10 sobre 10.

En ruta con Roberto Leal: taberna Lambuzo en Madrid
El 'Lambuzo', con acento gaditano, se ha convertido en un referente del barrio central de Madrid. Foto: Helena Poncini.

Vamos a ponernos en modo concurso. Tienes que responder rápido y corto.

El plato que te hace pecar:

Las tortillas de camarones del restaurante 'El Faro' de Cádiz.

La playlist cuando vas de viaje:

Tan random como Raphael, Maldita Nerea, Facto de la Fé, grandes hits de OT o SFDK. No tengo estilo que me defina.

Un gadget para llevar en la maleta:

Mis auriculares y mi iPad.

Algo que nunca se te olvida meter en la maleta:

Un buen libro.

En ruta con Roberto Leal: leyendo junto a su perrita
En su maleta nunca puede faltar un buen libro, que a veces comparte con @soylapepa, su chihuahua con Instagram propio.

Cuando coges el coche para perderte, ¿a dónde te diriges?:

A Sevilla

Una carretera espectacular:

La que atraviesa Bosnia y sus acantilados, desde Dubrovnik a Sarajevo.

Lo que no soportas a la hora de viajar:

Los conductores con prisa.

Lo que siempre haces cuando paras en la estación de servicio:

Café, prensa y comprar algún dulce como capricho.

En ruta con Roberto Leal: vistas de Donosti desde el Monte Igueldo
Los atardeceres desde el Monte Igueldo (Donosti) le dejan al presentador sin aliento. Foto: Shutterstock.

Ese paisaje que te dejó sin respiración:

El atardecer desde el monte Igueldo con vistas a Donosti.

Qué ha de tener un hotel para que vuelvas:

Un buen desayuno. No me fío de los hoteles donde no se desayuna bien.

Un restaurante de carretera:

'Venta La Vega', en la carretera de Alcalá de Guadaíra a Morón de la Frontera. Especialmente para desayunar.

Un placer culpable a la hora de comer:

Chocolate negro. Cuanto más negro mejor. De esos que te dejan la lengua dormida.