Tienda-café 'Delish Vegan Doughnuts' (Madrid)

Placer vegano en forma de dónuts

Si Homer Simpson decidiera hacerse vegano lo tendría algo más fácil ahora en Madrid, ya que 'Delish Vegan' elabora una irresistible y pantagruélica versión de su dulce favorito, el dónut. Durante la elaboración no se utilizan materias primas de origen animal y la producción se cuida aquí hasta en los mínimos detalles.

Vistosos estampados de camisetas, pegadizas canciones indies, flotadores playeros…. incluso obras de arte. Existe una importante iconografía alrededor de este bollo surgido a finales del siglo XVIII a partir de una receta que los emigrantes holandeses llevaron a Norteamérica. Fue allí donde se convirtió en icono de su gastronomía, llegando a celebrarse cada primer viernes de junio el National Doughnut Day. Incluso para uno de los personajes de ficción más emblemáticos de EE.UU., Homer Simpson, el dónut es el culmen de la repostería. No es de extrañar que en 'Delish Vegan' hayan bautizado al suyo de frambuesa como The Homer.

El 'dónut' de arándano con crema de limón, todo un clásico.
El 'dónut' de arándano con crema de limón, todo un clásico.

Además de The Homer, las estrellas en este local madrileño son magníficos ejemplares, dulces y contundentes y de sabores muy diversos. Limón con semillas de amapola, frambuesa con chocolate blanco, relleno de caramelo y con cobertura de chocolate y cacahuete; el de galleta de mantequilla, el de vainilla con nata de chocolate blanco, el de arándano con crema de limón, el de manzana, el de chocolate intenso con pistacho y un toque de sal… Tienen 13 variedades distintas y suelen cambiar cuatro por otros tantos sabores nuevos al mes.

Aunque los de chocolate son los favoritos del público –tienen de tres intensidades diferentes–, Joana Espinel, el alma detrás de 'Delish', no suele quedarse en lo convencional. "Me gusta mucho experimentar, descubrir combinaciones de sabores originales, sobre todo en los rellenos. Buscar una combinación sorprendente entre un relleno y un topping, por ejemplo. Ahora tenemos uno de frambuesa con un toque de rosa y chocolate blanco por encima que está súper bueno. Otro que estaba inspirado en la galleta de jengibre, la típica de Navidad, que estaba espectacular...", cuenta. "Me gusta coger sabores que conozco de la infancia o de un helado y quise conseguir el mismo sabor... Esa búsqueda me encanta".

Hay tantos sabores de donúts que no siempre es fácil elegir.
Hay tantos sabores de donúts que no siempre es fácil elegir.

Hechos con mucho amor

Detrás de Delish Vegan se encuentra Joana Espinel una joven emprendedora a la que los dónuts llegaron a su vida por amor. "Aparte de la dieta vegana que yo llevaba desde hacía tiempo… Honestamente, mi primer contacto con los dónuts veganos fue cuando vivía en Alemania, ¡estaba enamorada del chico que trabajaba en la tienda! Iba todos los días a probar uno". El flechazo con aquel muchacho no sabemos si fue a más, pero Joana fue seducida irremediablemente por la dulce tentación. "Cuando me vine a vivir a España los echaba de menos, porque me parecía que eran como los de toda la vida. Así que me pregunté cómo los habían hecho y me puse a investigar y a reproducirlos. Lo intentaba una y otra vez dándoselos a probar a familiares y amigos y les preguntaba: '¿Os gustan?, ¿qué es lo mejor? ,¿qué cambiaríais?'. Así hasta que di con el perfecto”.

Una labor de mucho mérito teniendo en cuenta que, a pesar de ser muy golosa y aficionada a la repostería, Joana no viene del mundo de la gastronomía. "Yo soy música, me encontraba sin dinero y buscando un medio con el que vivir, así monté el negocio online y, desde ese día, como que los dónuts decidieron cuál sería mi camino. No fue mi plan inicial, pero bueno...", cuenta la joven, que no se plantea abandonar la música de manera permanente. "¡No dejo la música! Claro que no. Llevo como dos años de pausa porque esto ha sido un boom total, pero ahora ya vuelvo otra vez a lo que me gusta hacer".

La tienda-café 'Delish Vegan' se encuentra en una calle tranquila a pocos metros del madrileño Centro Cultural Conde Duque.
La tienda-café 'Delish Vegan' se encuentra en una calle tranquila a pocos metros del madrileño Centro Cultural Conde Duque.

El formato dónuts es altamente adictivo y atractivo. "No se por qué, pero quizás porque lo llevamos dentro desde la infancia, desde el cole… Siempre me han encantado. Además, en la gastronomía vegana, de calidad, era un formato casi inexistente. Otros dulces como tartas o muffins los puedo comprar porque una tarta vegana sé dónde tengo que ir a por ellos, pero el dónuts vegano es demasiado específico. Realmente no había y lo poco que había no estaba a la altura", explica.

La receta de los 'dónuts' se basa en la tradicional pero todas las materias primas son de origen vegetal.
La receta de los 'dónuts' se basa en la tradicional pero todas las materias primas son de origen vegetal.

Ni rastro de producto animal

Joana coincide en que, a pesar de esto, el panorama vegano es cada vez más amplio. "La gente está ahora mucho más abierta. En España hay una evolución enorme del veganismo. La comunidad está creciendo mucho. Cada día hay más opciones, hay más lugares que tienen alternativas. Realmente ahora puedo ir casi a cualquier sitio y hay una opción para mí, cosa que antes era impensable", reconoce, aludiendo también al cambio de actitud hacia el veganismo. "Hace diez años incluso sonaba despectivo, ahora la gente muestra interés y curiosidad". 

Para acompañar al bollo, ofrecen distintos tipos de batidos y bebidas especiales.
Para acompañar al bollo, ofrecen distintos tipos de batidos y bebidas especiales.

Joana no oculta que el veganismo estricto es algo muy complicado. "Desde el día que me hice vegana intento no comprar nada de origen animal, desde el maquillaje hasta la ropa, que intento que sea de fibras vegetales y artesanal". Y lo mismo para sus dónuts. En ellos no hay nada de procedencia animal y eso es algo que, como una clienta comenta en el café, se nota. "Te comes un dónut de estos y no tienes una digestión pesada por lo que, al rato, te apetece otro más". 

Su receta se basa en la tradicional pero todas las materias primas son de origen vegetal. "Todos nuestros dónuts tienen la misma receta base de masa. Hemos intentado elaborarlos con otras harinas, para personas con intolerancias, pero no salen igual. También influye que tenemos un obrador superpequeño, por lo que no podemos garantizar que no haya trazas. Hasta que 'Delish' no crezca, si crece, y tenga un obrador mayor para separarlo en dos, de momento es harina de trigo y punto. No quiero que nadie se ponga enfermo", justifica.

También 'dónuts' salados

A pesar de que aún no se elaboran dónuts con otras harinas, todas sus materias primas están escrupulosamente seleccionadas. "He encontrado el mejor proveedor para lo que buscaba, porque lo más importante para mí es que fuera ecológico. Lo he conseguido en un 90 %, porque hay ingredientes ecológicos muy difíciles de conseguir y si los consigo, suben el precio tanto que el dónut se pondría en 4 euros (en lugar de los 2,50 euros que cuesta ahora), y eso es un precio demasiado elevado", considera la dueña. 

"Con el tiempo he visto cómo la gente no lo ve como algo vegano. Es un 'dónut' y punto. Y les gusta", asegura Joana.
"Con el tiempo he visto cómo la gente no lo ve como algo vegano. Es un 'dónut' y punto. Y les gusta", asegura Joana.

Y en esa línea de máximo respeto al mundo animal, ya tienen preparada la carta para los meses estivales, en la que priman los sabores refrescantes y ligeros. "Tengo una gerente en el obrador y vamos hablando y viendo… Si ella ha visto algo especial, un postre, por ejemplo, me comenta: '¿Qué tal si lo transformamos en un dónut?'. Asimismo me guío por las frutas de temporada. Compramos toda la fruta en un centro ecológico que hay en Alcobendas, donde está el obrador, y cuando es la temporada de naranja sanguina, por ejemplo, hacemos un montón de dónuts rellenos o cubiertos de ella. Siempre intentamos tener un tipo de dónuts con lo que hay en el mercado", detalla. También proponen opciones para aquellos clientes menos golosos. "Hay un dónut salado que lleva queso crema por dentro y por fuera una mezcla de especias, que está súper bueno. En verano solemos montar las Noches Delish, dedicadas a los dónuts salados rellenos de hamburguesas y cosas así".

Los 'dónuts' que elabora Joana son grandes, llamativos, rústicos y hermosos.  ​
Los 'dónuts' que elabora Joana son grandes, llamativos, rústicos y hermosos. ​

La comida entra por los ojos y los dónuts de Joana merecen estar en el perfil de cualquier instagramer gastronómico que se precie. Son grandes, llamativos, rústicos y hermosos. "Cuando decidí ir en serio miré muchísimas opciones. Había gente que me aconsejaba comprar máquinas para producir más rápido, pero 'Delish' es un proyecto de pasión y cada dónut tiene que ser como un cachito de mí. Cada uno de ellos está amasado, cortado, y glaseado a mano… No hay uno que sea igual a otro y eso me encanta", confiesa. 

Aquí no se tira nada

Aunque el tamaño suele ser bastante grande, hay gente que les solicita un tamaño más pequeño para caterings informales. "Hacemos minis por encargo. Se supone que son más pequeñitos que los normales pero cuando se lo damos a la gente nos dice: 'esto es un dónut normal' ¡Pero es que en mi mundo ese es un mini!", exclama. En cuanto al reciclaje, en su obrador no se tira nada. "Con la masa de los huecos de los dónuts elaboramos rollitos de canela. Ahora estamos probando a crear paquetes de huecos para la gente que quiere probar varios sabores. Pero por ahora, todas la sobras de la masa las convertimos en rollitos de canela". 

El zumo bautizado Peach Delight, con boniato, manzana, arándano y canela.
El zumo bautizado Peach Delight, con boniato, manzana, arándano y canela.

Para acompañar el bollo, hay cafés e infusiones, además de zumos de naranja, el bautizado Peach Delight con boniato, manzana, arándano y canela; o el Sunrise a base de remolacha, manzana y naranja. También batidos (de chocolate y chocolate con café, Lemon Pie, plátano y cacahuete, Golden Almond, o fresa) y bebidas especiales, como Lavender Latte (infusión de lavanda con leche servida como un capuccino), Charcoal Coffee Latte (café negro) y Apple Punch, una bebida a base de zumo de manzana canela, miel y anís estrellado, entre otros ingredientes.

La tienda-café 'Delish Vegan' se encuentra en una calle tranquila a pocos metros del madrileño Centro Cultural Conde Duque. Joana rememora cómo fue su descubrimiento. "Yo cocinaba los dónuts en la cocina de mi casa y los llevaba al domicilio de los clientes, pero llegó un punto que era todos los días de la semana las 24 horas del día. O lo dejaba o tenía que ir a otro nivel", rememora. "Veía que a la gente le gustaba, que a mí me encantaba hacerlo, y que cada vez que yo entregaba un dónut recibía más amor y positividad que haciendo música durante más de una década, así que me lancé a explorar hasta dónde podía llegar". Al día siguiente de decidirlo, Joana vio la tienda en la que hoy se emplaza 'Delish Vegan' y no lo dudó. 

En 'Delish Vegan Doughnuts' también puedes llevarte los dónuts a casa.
En 'Delish Vegan Doughnuts' también puedes llevarte los dónuts a casa.

La labor de Joana en 'Delish Vegan' no se limita solo a endulzar la vida de los veganos golosos, sino también a ayudar a eliminar recelos entre aquellos que creen que este tipo de dieta es simplemente un capricho de animalistas. "Con el tiempo he visto cómo la gente no lo ve como algo vegano. Es un dónut y punto. Y les gusta. Y por eso se llama delish (delicioso, en inglés)", explica la repostera. "Para mí es importante que la gente sepa que es una comida sin crueldad, pero me gusta mucho cuando entran personas que no tienen ni idea, se comen un dónut y al final preguntan: '¿La leche? ¿La mantequilla?' Cuando les respondes que aquí todo es de origen vegetal se quedan asombradas: '¿En serio?', me responden. Eso me encanta". 

'DELISH VEGAN' - Cristo, 3. Madrid. Tel. 659 94 80 73.
 

Más en Madrid