{{title}}
{{buttonText}}

La Villa de Don Fadrique

La isla de Toledo

Compartir

Una isla en medio de Toledo, eso es La Villa de Don Fadrique. O, más bien, eso fue antiguamente, cuando a ella solo se podía acceder cruzando alguno de los dos ríos que la rodean, el Cigüela o el Riánsares, una característica tan peculiar, que incluso se plasmó en su escudo.
Cuando la visitemos sentiremos que el tiempo no ha pasado, que se ha estancado en una época medieval, sobre todo, si nos ubicamos en la plaza de España, justo en el casco histórico de la localidad, ya que todo ahí se rodea de una atmósfera antigua, y también ahí se aglomeran sus edificaciones de mayor edad, como la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del s. XVI, en la que vive el patrón de los fadriqueños, el Cristo del Consuelo.
Mientras recorremos el resto de la localidad, nos iremos encontrando una serie de casas nobles, en las que se apreciará la riqueza de la que fue dueña, como la Casa de los Laras, la Casa de Don Paco, la Casa del conde, la Casa de la Tercia... Incluso una que se dedico a la defensa de la localidad, la Casa de la Torrecilla.
Otros atractivos de la localidad son sus fiestas: una, por supuesto, dedicada a su patrón que se realizará en septiembre, además de las que se harán en honor de San Isidro o de Santa Ana.

Contacto

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos