Locales perfectos para reponerse

Tres delicados templos del dulce para desayunar en Chueca

Mamá Framboise, una parada para golosos.
Mamá Framboise, una parada para golosos.

Si eres un disfrutón de las mañanas, y tanto te da un bocado dulce como salado, toma nota de estas propuestas para coger fuerzas y comenzar bien el día con la que dicen que es la comida más importante. Déjate olvidados los remordimientos en casa, en cuanto cruces cualquiera de estas tres puertas la tentación te estará dando la bienvenida.

No hay porqué elegir pudiendo probarlas todas. Y es que en apenas dos calles del céntrico barrio de Chueca uno puede darse el capricho de comerse el mejor cruasán, las palmeras más hojaldradas (con extra de chocolate negro) o los panes más esponjosos de centeno, semillas o blanco. Por no hablar de sus zumos de frutas naturales, infusiones, batidos, y por supuesto, cafés. Tres propuestas para tres mañanas diferentes.

La Duquesita

La Duquesita abrió sus puertas en 1914 convirtiéndose en una de las reposterías emblemáticas de Madrid gracias a sus postres y a sus dulces artesanos. En 2015 el histórico negocio cerró sus puertas pero, pocos meses más tarde, fue retomado por Oriol Balaguer uno de los más reputados maestros del dulce de la gastronomía española.

Una repostería decana en la capital.
Una repostería decana en la capital.

“En La Duquesita hacemos una carta en la que se aprecia nuestra forma de entender la repostería y en la que hemos puesto horas, ganas y pasión, comenta el chef. "Es una carta de postres artesanos que evoluciona día a día”.

Pasar y no pecar... es difícil.
Pasar y no pecar... es difícil.

A La Duquesita se puede ir a tomar un café, una infusión o una copa de champán acompañados de alguna de sus delicatessen: bollos artesanos, tartas exquisitas, piononos, magdalenas, pastas de té, macarons… Y, atención los muy chocolateros porque de las manos de Oriol salen auténticas virguerías como los bombones, las piruletas o los granos de chocolate al aroma de café. No es un espacio grande y las mesas son altas pero es perfecto para tomar algo rápido y llevar algo dulce a casa.

La Duquesita. Calle Fernando VI, 2. Tel. 91 308 02 31.

Mamá Framboise

Los macarons son insuperables.
Los macarons son insuperables.

El chef pastelero Alejandro Montes es el encargado de elaborar estas recetas, "una experiencia sensitiva apta para todos los paladares”. Hay bizcochos, croissants (el de almendras es súper energético para empezar bien el día), macarons o pasteles, donde versionan en formato mini sus famosas tartas.

Detalles que enamoran.
Detalles que enamoran.

Además de los productos azucarados, también cuentan con un jugoso surtido de ensaladas, quiches o sándwiches. Para acompañar ofrecen chocolate a la taza, batidos de frutas naturales, cafés, infusiones, vinos y licores.

Mamá Framboise. Calle Fernando VI, 23. Tel. 91 391 43 64.

Pomme Sucre

Julio Blanco firma estos pasteles de aplauso.
Julio Blanco firma estos pasteles de aplauso.

Este local será toda una revelación para los paladares más golosos que pasan por Madrid (aunque en Oviedo tienen otra sucursal). No es muy grande. Tan solo tiene unas cinco mesas pero merece la pena regalarse alguno de sus inigualables bocados firmados por el maestro pastelero Julio Blanco.

Un momento para una misma junto a un té.
Un momento para una misma junto a un té.

Especializada en hojaldre, sus croissants, palmeras y milhojas son una auténtica obra de arte que se agotan con prontitud. Muy recomendables son también las tartaletas y las tartas.

Pomme Sucre. Calle Barquillo, 49. Tel. 91 308 31 85.

Te puede interesar...