Coctelería ‘made in’ Zaragoza para animar la Navidad

3 cócteles para recibir a tus invitados en Navidad

Coctelería Zaragoza
Las coctelerías zaragozanas rompen moldes con elaboraciones navideñas.

Hay cócteles de todo tipo y para cualquier momento gastronómico: desde el desayuno o el brunch hasta la última copa de la noche, con o sin alcohol, y elaborados con fruta, zumo, sirope, café, vino, crema o chocolate. También para fiestas o celebraciones. Los tres que se presentan en este reportaje invitan a vivir las Navidades de una forma diferente. Y es que antes, durante y después de una comida o cena navideña, se puede disfrutar de un cóctel. ¿Te animas?

Desde la mimosa (champán con zumo de naranja) para acompañar la degustación de un brunch, al cosmopolitan o el Moscow mule (zumo de lima, vodka, ginger ale y hierbabuena) -bien frío para tomar en una calurosa noche de verano-, el universo de cócteles de trago corto, medio y largo puede ser tan grande como la imaginación de su autor.

Cóctel Bloody Zaragoza
Ácidos y refrescantes o con un dulzor acentuado, siempre apetece un cóctel.

En nuestro país no se suele comer o cenar con cócteles, pero en Estados Unidos, por ejemplo, es más habitual. En las celebraciones navideñas tampoco es lo normal, pero en ningún sitio está escrito que esté prohibido. ¿Por qué no incorporar uno cítrico para limpiar el paladar entre la carne y el prepostre, o incluirlo en la degustación de los turrones? ¡Claro que se puede! Lo atractivo de un cóctel reside en su degustación, pero tan sugerente o más es el momento de prepararlo. Invita a socializar y a compartir el instante de inspiración del autor. Lo mismo que cocinar para alguien, es una bonita forma de demostrar la amistad o el amor que se siente hacia las personas que lo van a probar.

Eso es lo que han hecho tres bartenders de Zaragoza: trasladar el cariño que día a día ponen en la coctelera a varias elaboraciones pensadas para el antes, el durante y el después de una comida navideña. Ellos lo tienen claro: se puede y se debe hacer y, además, es divertido. Y en el caso de los que proponen en este reportaje, fáciles de preparar.

Moonlight Zaragoza
La Navidad también es época para experimentar en este campo gastronómico.
# 1. Bahama Mamma, el más versátil

1. Bahama Mamma, el más versátil

Jorge Gómez es bartender de ‘Bloody’ (San Miguel, 38). Su Bahama mamma casi podría decirse que sirve para cualquier momento de una comida o una cena. Sus notas dulces invitan a pensar en el postre o a servirlo junto a los turrones, pero la fruta también sugiere su presencia antes de sentarse a la mesa. Incluso Jorge lo ve “maridando y equilibrando algún aperitivo salado o ácido”. En fin, que le ha salido un cóctel muy versátil, asociado a la cultura tiki, en la que rones y frutas tropicales van de la mano. Lo dicho, con la fuerza suficiente como para teletransportarnos a una playa paradisíaca de la Polinesia. 

Bahama Mamma

  • 1,5 cl sirope de coco
  • 1,5 cl sirope de pomelo
  • 1,5 cl triple seco
  • 3 cl ron blanco jamaicano
  • 3 cl ron dorado jamaicano
  • 3 cl zumo de lima
  • 3 cl zumo de piña
  • Hojas de menta


Mezclar a partes iguales los zumos de lima y piña, y los rones blanco y dorado en una coctelera con mucho hielo. Añadir a partes iguales los siropes y el triple seco. Las medidas se pueden tomar con un vaso de chupito, que lleno equivale aproximadamente a tres centilitros. Si no se dispone de coctelera, se puede utilizar un tarro bien cerrado para agitar entre 12 y 15 segundos.

Bahma Mamma Zaragoza
Este cóctel hay que probarlo muy frío.

Una vez mezclado, servir en un vaso bien frío e incorporar también los hielos de la coctelera. Opcionalmente, se puede añadir hielo pilé como decoración y para que se mantenga frío más tiempo. Este cóctel pierde la gracia si se calienta. Además, se puede decorar con unas hojas de menta. ¡A disfrutar!

# 2. ‘Tres uvas’, el vino es el protagonista

2. ‘Tres uvas’, el vino es el protagonista

Tres uvas diferentes con el enlace de un cítrico. Esta es la propuesta de Borja Insa, de ‘Moonlight’ (Plaza San Pedro Nolasco, 2), para acompañar entrantes, marisco o pescado. Hay grandes vinos con mucha complejidad, pero los elegidos para este cóctel –Barolo, Sauterns y pisco– “la multiplican por diez”. Así de claro lo tiene su autor.

El amargor del Barolo con su punto dulzón; el goloso y aromático Sauternes, y el aguardiente peruano pisco aportan matices, muchos matices, para tomar en frío, “buscando, incluso, que funcione por contraste de temperatura junto a la degustación de un plato caliente”. Para hacer más sencilla su ejecución, Borja Insa sugiere que el vino Barolo se puede sustituir por un vermut “tirando a amargo”; el Sauternes por uno dulce como el moscatel y el yuzu por limón. El pisco es insustituible.

Tres uvas

  • 2 cl Pisco
  • 3,5 cl vino Sauternes
  • 3 cl vino Barolo
  • Yuzu


Mezclar el vino Barolo, el Sauternes y el Pisco en una coctelera o tarro bien cerrado con dos o tres hielos. Rallar un poco de piel de yuzu o limón sin la parte blanca junto a la bebida. No se debe agitar demasiado. Si acaso, escanciar un poco la mezcla, ya que al airear los cócteles con base vínica se perciben mejor sus aromas.

Tres uvas Zaragoza
Si no se dispone de 'yuzu', la ralladura de limón es un buen sustituto.

Preparar un vaso bajo, bien frío, con un buen bloque de hielo, o dos o tres hielos. Colar la mezcla al echar en el vaso para que no pase la ralladura y remover para que se vaya diluyendo el hielo y se suavice la parte alcohólica. Poner un poco de piel de yuzu o de limón sobre el hielo para decorar. 

# 3. Dulzón ‘Saltamontes Tiki’

3. Dulzón ‘Saltamontes Tiki’

Grasshopper (saltamontes en inglés) es el nombre de un popular cóctel que se creó en Nueva Orleans en 1918. En la versión original lleva crema de menta, nata y licor de cacao. Roger Guevara, de ‘Mai Tai’ (centro comercial El Caracol, Paseo de la Independencia), ha transformado esta propuesta para darle un aire más tropical. Grasshopper tiki se llama. Roger tiene claro que casi podría funcionar como postre. “Es digestivo y aporta ese toque dulzón con el que tanto apetece terminar una comida navideña”, sugiere, mientras se relame probando el resultado final.

Al beberlo remite directamente al Trópico. El bitter elemakule tiki tiene la culpa, una mezcla de pimienta jamaicana, canela y varias especias que se utiliza mucho para estas bebidas. Es el producto más difícil de encontrar, pero se puede sustituir por unas gotas de vainilla o sirope de canela.

Saltamontes Tiki

  • 3 cl licor de coco
  • 3 cl nata para montar
  • 3 cl sirope de menta
  • Bitter elemakule tiki
  • Hojas de menta
  • Virutas de chocolate


Mezclar a partes iguales el licor de coco, el sirope de menta y la nata para montar en la coctelera con varios hielos. Añadir 4 o 5 gotas de bitter elemakule tiki o, en su defecto, de vainilla o sirope de canela. Agitar durante 20 segundos para que la nata se integre bien con el resto de los ingredientes.

Saltamontes Tiki cóctel
Es importante echar una buena cantidad de virutas de chocolate.

Para presentar, echar la mezcla en una copa de cava ancha que esté fría. El exterior de la copa se puede untar con sirope de chocolate y pegar virutas de este mismo producto. Poner una ramita de menta para decorar y añadir más virutas de chocolate por encima del líquido.