Judías verdes, fuente de vitaminas y minerales - Guía Repsol

Judías verdes

El punto óptimo de las judías verdes llega de la mano del calor. Esa es la época del año perfecta para recogerlas y conservarlas.

De este producto, al que también se le llama caparrones verdes, vainas o habichuelas se elabora una de las conservas vegetales por excelencia. Su envasado permite añadir este ingrediente a diferentes platos durante todo el año.

Junto a otras populares conservas como las de tomates, alcachofas o maíz, la de judías verdes colabora a que España sea el sexto país europeo exportador de conservas.

Diuréticas y digestivas, las judías verdes son una gran fuente de vitaminas y minerales

Consejos de compra y consumo

Tan sólo con un poco de aceite de oliva, a poder ser virgen extra, consiguen una fuerza extraordinaria. También acompañadas de tomate en conserva alcanzan un gran sabor.

Las judías verdes suelen hervirse, aunque algunas recetas las incluyen crudas o a la parrilla.

Hay que procurar hervir las judías verdes hasta dejarlas “al dente” para que la legumbre conserve toda su sutileza.

Comentarios nutricionales

Las judías verdes aportan un bajo contenido energético y de azúcares. No contienen grasa ni sodio. Son fuente de yodo y aportan altos contenidos de vitamina C y folatos. Los folatos contribuyen al proceso de división celular y al crecimiento de los tejidos maternos durante el embarazo. En la fabricación de las conservas se producen algunas pérdidas vitamínicas, al igual que durante el proceso de cocción tradicional.

Los comentarios nutricionales de los alimentos se refieren exclusivamente al alimento genérico, sin indicación de marca, y están basados en el Reglamento (CE) Nº 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de diciembre de 2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos. Las declaraciones de salud indicadas son las relativas al Reglamento (UE) Nº 432/2012 de la Comisión de 16 de mayo de 2012 por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos distintas a la relativas a la reducción de riesgo de enfermedad y al desarrollo y la salud de los niños.

Las cantidades indicadas son referidas a 100 gramos de porción comestible del alimento (parte que realmente se come (peso neto), es decir, aquella que queda después de quitarle la cáscara, hueso, piel o espinas, según el caso). Para los comentarios nutricionales, se han utilizado como referencia principalmente las Tablas de Composición de Alimentos de Olga Moreiras y col. 16ª Edición. 2013.

Armonías

No hay mejor aliado para las judías verdes que los vinos blancos no aromáticos, jóvenes y de moderada graduación. Armonizan extraordinariamente con caldos de estas características producidos en O Ribeiro, Monterrei, Navarra y Tierra de León.

Selección de las mejores conservas de judías verdes

Los expertos han analizado los distintos productos basándose en criterios científicos, gastronómicos y dietéticos para realizar esta elección.

Conoce toda la selección

Rutas recomendadas

Caldos de Huesca

Vino tinto crianza

Al sur de los Pirineos, en suelo del Alto Aragón, crecen las vides del vino Denominación de Origen Somontano. Los caldos de esta comarca se distinguen...

Aragón | Ver rutas de Vinos